7 respuestas a Revisión Propósitos Tamagochi para 2012 (I)

  1. La Tía María dijo:

    Querida Carmen, con respecto a lo del ombligo, yo he visto fotos de un bebé acicalado con esa misma indumentaria de la malla-refajo ( ahora mismo no tengo claro si era mi hermano, yo, o ambos) y te aseguro que los dos (sin entrar en detalles) hemos conseguido ligar. Así que tú tranquila, que al menos conseguirás un novio tan maravilloso como El Tío Carlos… Bueno, dejémoslo en: conseguirás un novio.
    ¡Ah! ¡Y se me olvidaba la otra parte positiva de lo que ahora te parecen ropajes horribles! La cuestión es que una vez que te quede el ombligo maravilloso, quién ideó el sistema anti-ombligos-feos y sus secuaces mirarán las fotos de este terrible momento y dirán: ¡y lo bien que le curamos el ombligo! ¡Si es que nos quedó perfecto! (Quizás en ese momento tengas que levantarte la camiseta y enseñarlo un poco, así que nada de piercings ni tatuajes secretos, confío en ti).
    Por tanto, al final piensa que todo este sufrimiento que a veces te hace vomitar servirá para hacer felices a madres y abuelas, y para encontrar un novio, insisto: novio, así, a secas (luego no quiero reclamaciones).

    • Creo que el Tío Carlos también llevó refajo… lástima que no haya documento gráfico porque sería perfecto comenzar con esas fotos el video que pondremos a los postres de vuestra boda (¿boda? ¿he dicho boda?). Cambiando rápidamente de tema, es de justicia que rompa una lanza por el Tío Carlos. Él es siempre es maravilloso, pero los exámenes le confunden… 😉
      Por cierto, la frase ¡y lo bien que le curamos el ombligo! Ya ha sido pronunciada admirando la obra maestra que se llevó a cabo con El Gremlin. ¡Te las sabes todas, Tía María!

  2. paparracho dijo:

    Nunca había visto yo eso del refajo reparaombligos… sorprendido me hallo! Y también lo usó el gremlin?

    Yo estaba muy obsesionado también con el ombligo del guaje. Antes de que le cayera el cordón, ya me parecía a mí que le habían puesto la pinza demasiado lejos de donde debería estar, así que al caérsele, claro, le quedó para afuera. Iba a pedir ya el libro de reclamaciones (no hay nada peor que un ombligo para fuera, salvo quizás los tobillos anchos, pero eso es genético, no una chapuza), pero todo el mundo me decía que paciencia, que se pondría bien.

    Es cierto, sí. Se puso bien, así que menos mal que no la armé… es que ser padre primerizo es muy duro.

    • El Gremlin usó refajo, como debe de ser. Y tiene un ombligo precioso, tan precioso tan precioso que las señoras se paran en la playa a admirar la obra maestra 😉
      PD: Nunca digas NO a una abuela, se ponen tristes.

  3. Pingback: Revisión Propósitos Tamagochi para 2012 (II) | Mi gremlin no me come

  4. Pingback: Revisión Propósitos Tamagochi para 2012 (y III) | Mi gremlin no me come

  5. Pingback: Menos Dalsy y más Prozac | Mi gremlin no me come

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s