Madre Coraje (I): Al hilo de lo imposible

Hoy tenía pensado escribir una entrada intelectualoide e ingeniosísima, con un puntito canalla, para terminar de consolidar a esa masa de fans que hoy por hoy aún colean por el blog. Pero me temo que nos vamos a quedar los de siempre porque no he tenido tiempo de escribirla. Tenía que hacer los deberes de la guardería.

La semana pasada tuvimos la reunión de la guardería y a los padres de “mi clase” nos sacaron los colores por haber estado “poco participativos” en el primer trimestre. Resumiendo, salimos todos de allí con un gran remordimiento de conciencia… ¡y una pila de deberes!

Uno de los deberes era bastante sencillo (a priori). Los babys tienen una cinta muy cortita por la que no cabe el gancho del perchero cuando “los niños van a colgarlo”, así que nos pidieron coserles una cinta más larga.

Para empezar, ya me gustaría ver al Gremlin ir corriendo obedientemente a colgar su baby (con dieciséis meses, el marqués aún no camina). Pero en fin, después de un año he llegado a la conclusión de que lo que te cuentan en la guardería sobre tu hijo es como el misterio de la Inmaculada Concepción: un dogma de fe. Lo mejor es creérselo sin rechistar, porque como empieces a cuestionarte cosas, te armas un lío.

A lo que iba: LA CINTA DEL BABY.

Domingo por la noche. Después de un fin de semana bastante apañao decido por fin jugar a las mamás y voy a buscar el costurero para coser la  dichosa cinta. En este punto me encuentro con tres problemas muy serios:

1- No tenemos costurero.

2- No tenemos “cintas”.

3- Yo no sé coser (aunque he visto a mi abuela hacer ganchillo, y algo saldrá, estas cosas se heredan).

El punto nº 1 me da que pensar, ¿qué tipo de madre de familia soy, que no tengo un costurero en casa? Me fustigo y flagelo a mí misma mientras añado  un “no tengo costurero” a la lista de cosas por las que soy una mala madre.

Rompo a sudar pensando qué excusa ponerle mañana a la seño cuando me pregunte si he cosido la cinta. Valoro incluso la posibilidad de no llevar al Gremlin a la guardería hasta que pueda coser la cinta… total, me tengo que quedar en casa con la niña, ¿qué más da? Yo no quiero que me regañen.

De pronto, tengo una revelación: ¡en mi neceser de viaje tengo un  cutre-kit de costura de los que ponen en los hoteles! ¡Estoy salvada! Si es que estas cosas están para cogerlas… nunca sabes cuando te van a salvar la vida.

Llegamos al punto nº 2. La cinta. Si no tengo costurero, ¿de dónde voy a sacar la cinta? Comienzan a salirme ronchas rojas (también me salen cuando me angustio). Valoro ahora la posibilidad de cortar el lazo de raso que tiene la-capota-ideal-de-la-muerte de La Tamagochi. Mejor no, la abuela me corta las pelotas. Prefiero que me regañe la seño a que me regañe la abu. Dónde va a parar.

Un dos tres responda otra vez: ¿Qué más cosas llevan lazos, además de las capotas? En ese momento mi marido levanta la mirada de la caja de bombones que se está zampando mientras yo me desvivo por la educación de su hijo…  ¡coño! ¡las cajas de bombones llevan lazos!

– ¿¿Pero cómo no me lo has dicho?? ¡¡No ves que llevo media hora buscando un lazo y tú lo tienes delante!!

– Mujer, ¿te has dado cuenta de que el lazo es un de color marrón  horrible, y además, lleva impreso siete veces “Horno San Onofre”?

– ¿Y desde cuando a ti te importa combinar colores? Además, El Gremlin no sabe leer… le da igual que ponga “Horno San Onofre” que “Winnie de Poh”, ya te lo digo yo.

Una vez superados los puntos nº 1 y nº 2, llegamos al punto nº 3: ¡COSER! No sé si alguna vez habéis intentado coser algo con el kit de costura de un hotel, pero ya os digo yo que el hilo es una mierda: se parte con mirarlo. Y si a mi técnica poco depurada, le sumamos un hilo cutre, probablemente la cinta no aguantaría cosida ni a la hora del recreo. Si la seño me devuelve el baby con la cinta descosida cuando vaya a recoger al Gremlin, a mi me da un yuyú. Se me comen las ronchas.

¿De dónde saco yo ahora un hilo más fuerte si no tengo costurero? En esta ocasión mi alma Diógenes no me falla y voy directa al cajón donde guardo toda la basura que me da pena tirar. Entre ella, esas bolsitas de plástico pequeñitas que traen algunas chaquetas y trajes con un botón de repuesto y un trozo de hilo. Rebusco hasta encontrar un hilo gordito y ¡por fin! coso la cinta.

Alguno podréis pensar que vaya chapuza de costurero, de cinta, de hilo y de madre. Nada más lejos de la realidad. Mi autoestima ha salido reforzada de esta experiencia pues me ratifico como una gran mujer de recursos. Y encima, sin gastarme un duro y reciclando… para que luego digan que no soy ecologista.

¡Ay! ¡Estoy deseando que llegue el carnaval!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Gremlin, Guardería, Madre Coraje y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

33 respuestas a Madre Coraje (I): Al hilo de lo imposible

  1. chindas&vinto dijo:

    shhhh…mi mamá tampoco sabe coser pero descubrió “la cinta que pega la ropa con la plancha’ y empecé a llevar los bajos del babi pegados (nunca jamás se me descosio un bajo), con el paso de los años se fue creciendo hasta llegar a un difraz de cabaretera, sorprendentemente aceptable.

    • Tu madre ya estaba en lo más alto, pero a partir de ahora… ¡necesito conocerla! Creo que puedo aprender tantas cosa de ella…
      Por cierto, ¿cabaretera? Foto! Foto! Foto!

      • chidas&vinto dijo:

        Sí, ya me han dicho que tenéis planeado una quedada….¡en mi boda!.

        Siento decirte que las fotos de la adolescencia (donde se encontraban joyas: cabaretera, Dickens, paje del Rey Baltasar, Spice Girl guarrilla…), así como las de mi etapa Rusia gorda, han sido destruidas junto con las cintas de vídeo de Barbara Rey con el Rey por el bien de la Nación y el mío propio.

      • Rikke dijo:

        Por Dios, eres una inconsciente!!! Demos gracias que los enanos aún no saben leer que si no al niño le cambian el nombre por “horno San Onofre” o lo que sería peor por “El pastelero” o “Bizcochito”: Siempre recuerdo que cuando estaba interna en mi baby ponía “Is….ita 127” y así me llamaron durante unos años. La culpa de mi madre, que siempre ha sido de explicarlo todo aunque sea en un baby. Menos mal que a los 9 años una no tenía curriculo.
        Por cierto, la cinta pega todo la sigo teniendo y usando, y es que me compré una entera.
        A Ch. se le olvidó que todas las niñas llevaban el nombre bordado menos ella, que iba a boli indeleble. Práctica que es una.
        Invento imprescindible: grapadora de botones. Si alguien sabe de su existencia se ruega comparta la información.
        Y desde luego tendremos que hacer una quedada preboda para que nos conozcas y organizar lo que se te ocurra, Tienes años para ir pensándolo.

    • Rikke dijo:

      Ah!, disfraz que Ch. odiaba: de holandesa, convertible en pastora al año siguiente.

      • Lo de que quedan años para la boda, a juzgar por lo que trajeron de París, no lo tengo yo tan claro… (me refiero a los regalos de La Tamagochi, mujer… no te sofoques).
        Yo también estuve interna, pero mi madre es de las apañadas y me encargó unas etiquetas bordadas en el “continglés”, las cuales, cosieron primorosamente unas monjitas en toda mi ropa (incluida la ropa interior, que es la más importante de tener identificada).
        Eso es una madre bien, de toda la vida… lástima que a mí no se me haya pegado nada…

  2. mamanatas dijo:

    Cualquier día te vemos como “La última superviviente”!! claro que sí, orgullosa de tu capacidad de reacción!!

  3. Sia dijo:

    Me tienes absolutamente maravillada. Que resolutiva!!
    Cuando sean mayores y te digan una día a las 10 de la noche “necesito un mapa mudo para mañana” ni te vas a despeinar.
    Si te sirve de consuelo para no sentirte mala madre… En la guarde de mis hijos, me imagino que como en todas, hay que llevar una bolsa de tela que se pueda colgar con la ropa de repuesto para emergencias. Todos los niños llevan unas bolsas ideales, hechas por sus madres ideales con dibujos infantiles, nombres bordados…. Mis hijos llevan unas que ponen “Bimba & Lola”. Por si queda alguna duda, mis hijos no se llaman así.
    O te borras de la lista esa de malas madres o ponte a un lado y deja sitio para las demás.

    • Bimba&Lola dice… ¿y con eso te haces llamar mala madre? ¡En la de mi hijo pone “Mercadona”! Parece que olvidas que estás tratando con una mala madre profesional. ¡Ah! Y mi hijo tampoco se llama Mercadona, como todo el mundo sabe, se llama El Gremlin.
      En cualquier caso, tengo que agradecerte la inspiración. Guardo un par de bolsas con el galgo en el cajón de las cosas que no tiro “porque me da pena”.
      A partir de mañana El Gremlin sube de categoría!

      • Sia dijo:

        Jua, jua. Las de Mercadona no me valen, tienen que ser de tela. El primer día llevó una mochila y al día siguiente me dicen: mami, la bolsita con la ropita no tiene las características que hemos dicho. Mañana trae una mas apropiada.
        Yo no me atrevo a desafiarlas…

  4. mamasmolonas dijo:

    Muy bien resuelto, si señor! yo botón que se cae… chaqueta que doy por perdida, va al montón de “ya lo coseré” y allí se pasa de moda.

    • Pues fíjate que yo iba a poner eso mismo en el post… a mí me pasa igual, chaqueta a la que se cae un botón: nunca más se supo. Pero chica, en tiempos de crisis, como que me pareció feo… no fueran a tildarme de consumista y perder los tres o cuatro lectores que tengo 😛

  5. Merengaza dijo:

    Me recuerdas a mi madre. Se merece un post ella solita por ingeniosa.
    Pero vamos, que porque la adoro, que si nó, no me importaría que me adoptaras, ¿llegó la cinta a casa? ¿con puñeteranotadelaprofe o sin ella? Porque a mi hermana le pedían unas cosas…
    Besazos.

    • Pues no me han comentado nada… así que yo he hecho lo más prudente ¡no preguntar!
      Cuando me lo devuelvan el viernes para lavarlo el fin de semana ya veremos si San Onofre ha obrado el milagro 😉

  6. Mousikh dijo:

    Acabo de descubrir tu blog… Me encanta tu rollo, jajaja… Yo con la aguja soy un desastre, así que tienes toda mi admiración. Un abrazo!

  7. Nerea dijo:

    PUes eso mi hijo suele llevar de norma tanto en el baby como en toda las chaquetas porque eso tb me exigieron ( el mio camina desde los 11 y parece ser que es un super ordenado …), cintas que pone, massimo dutti, zara, bimba y lola… todas esa cintas que me agobian que viene en la ropa nueva para colgar, desde que mi hijo piso la guardería las utilizo para eso y se acabó. costurero mono y baratito del LIdl, y nadie cosé tan mal como yo hago cada culo repollo como dice la abu. Eso si con dos ovarios y siete noches de velatoria el primer año me marque un traje de cocinero made in house y este año el de mago de circo, fijate que me estoy planteando comprarme maquina de coser y apuntarme a un cursillo de maruja ….

  8. Pingback: Saturday Morning’s Plan (III): Museo Sorolla y Zona Castellana | Mi gremlin no me come

  9. Pingback: El gremlin ha suspendido (2ª evaluación) | Mi gremlin no me come

  10. Pingback: How to be a trendy mother (IV): El día en que mi suegra me enseñó a “coser” | Mi gremlin no me come

  11. lamadretigre dijo:

    Tampoco sé coser. Y sí también me salen ronchas por agobio, vergüenza o llanto, ya sea esta contenido o a pleno pulmón.

  12. Paloma F. dijo:

    Jajajajajajajaj, lo que me he reído con el horno San Onofre, me recordó a la cinta de mi niño, que pone Merry Christmas o algo así en azulón fuerte, pero que me ha quedado de moniiiisima que no veas! (la he cosido del revés y listo). Me encanta encontrar blogs de madres “normales”, no me siento un bicho raro!

    • Hola Paloma, bienvenida al mundo del Gremlin. La cinta del baby es un problema estructural por lo que veo… alguien debería dimitir por ello 😉
      Gracias por comentar, en serio, es genial saber que hay gente que no se escandaliza por estas cosas, jajaja. Un besazo y nos vemos!

  13. Marta dijo:

    Espero y deseo que tus ganas de que llegara el carnaval fueran apagándose a medida que llegaba el mes, porque una cosa es una cintita, que sí, que te pusiste en plan McGyver, muy fina y todo, pero otra es coser todo un disfraz, con sus detalles y accesorios. Que no, que no, ejercer de McGyver para un ratito está bien, pero no te envalentones.
    Ah! no se rompió la cintita al día siguiente, no?

  14. Cuca dijo:

    A ver… Sin estrés! En cazadoras y chaquetas, donde se ponen las cintas … Suele haber una etiqueta, o una cuerda siempre pequeña… Es tan fácil, cutre y práctico como meter por ella una cinta larga… Y atar un nudo! Claro… Sólo vale si tiene eso detrás… Pero no dirás… Q no es cómodo!

  15. Aurora dijo:

    Cada post que leo, más me superencantas!!!
    Cuando mi pequeño empiece en la guarde, ya veré como me las arreglo… O recurriré al plan B, la abuela!!!

  16. Paloma FG dijo:

    Por cierto, querida, acabo de ver la web de Hormo San Onofre, y de lazo marrón horrible nada de nada, no nos intentes engañar.

    Un monísimo lazo color chocolate, con unas super-bien combinadas iniciales en rosa fucsia.

    Total y absolutamente “cool”!!!! Tu Gremlin es un It Boy!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s