Diccionario Enciclopédico para Padres Primerizos (VIII): CARRICOCHE

CARRICOCHE

Definición: Dícese del vehículo no motorizado, que no precisa permiso especial de conducción, para cuya compra es necesario realizar un Máster de Postgrado adaptado al Espacio Superior de Educación Europeo y cuya finalidad última es el transporte de un bebé.  Un estudio reciente publicado en el American Journal of Strollers and Pushchairs (AJSP) revela la elección del carricoche como indicador clave para conocer el estado de salud interna de una pareja.

Clasificación:

Carricoche clásico (Irlandesina, Carrúe): Cochecito ideal, tamaño XXL, caracterizado por un amasijo de hierros imposible de plegar. En la posguerra fue usado por nuestras abuelas para transportar a nuestras madres cuando no había otra alternativa (ni ascensores). Hoy en día se considera un artículo vintage reservado a las clases pudientes (básicamente porque tienes que comprarte otro para poder vivir). Según el AJSP, las parejas que optan por estos carritos presentan una clara dominancia del cromosoma X. Es decir, la mujer manda.

Carricoche moderno (Concordia, Estoque, Joolin, Must de Cartier): Cochecito galáctico de chasis robusto que incorpora suspensión hidráulica, frenos abs, elevalunas eléctrico, pintura metalizada, navegador GPS y sistema de bloqueo mediante huella dactilar. Es el coche elegido para cuando la respuesta a la típica pregunta ¿Lo queréis más para campo o para ciudad? es la primera opción (por si acaso van de casa rural). Según el AJSP, las parejas que optan por estos carritos presentan una clara dominancia del cromosoma Y. Es decir, el macho alfa manda.

Carricoche común (Janeth, Niñño, Enfermera, Grapo, Lola): Cochecito sin aditivos que cumple bien su función a precios relativamente populares. Suelen venderse en forma de packs denominados eróticamente “tríos”. Los tríos se componen de silla, cuco y huevo (tela) y son muy apreciados porque ahorran la compra de una Maxi-Conchi homologada para el coche.  Según el AJSP, las parejas que optan por estos carritos presentan un mayor grado de cordura y sensatez unido a un menor sentido de la estética.

Carricoche estrella (Belugaboo, Wagaboo, Burroboo, Tururú): Cochecito pretendidamente pijo escogido en la década pasada por celebrities de talla mundial, a saber: Sarah Jessica Parker, Victoria Beckham, Ana Aznar Botella, Amelia Bono y un largo etcétera. Dado que el cochecito se ha extendido como las siete plagas del apocalipsis (el cheque-bebé hizo mucho daño) y con el fin de diferenciarse del vulgo, la tendencia es encargar a una modista de renombre uno o varios juegos de capotas y sacos lenceros diseñados en exclusiva. Según el AJSP, las parejas que eligen el Belugaboo están demodé (y lo saben).

Silla “de segunda edad” (Ferrari, Mari Claire): Silla supuestamente más ligera y barata que sustituye rápidamente a los carruajes mastodónticos anteriormente citados. Ante este tipo de sillita sólo puedo hacerme dos preguntas:

1- ¿Por qué se llaman sillas de plegado “tipo paraguas“?  Os reto a que cojáis un paraguas y un silla de paseo e intentéis plegarlos de la mima forma: ES IMPOSIBLE. Esa metáfora está fatal pensada.

2- ¿Por qué se llaman sillas de “segunda edad“? ¿Cuáles son entonces las etapas de un ser humano? ¿Recién nacido, segunda edad y tercera edad? ¿De los seis meses pasamos a ser jubilados? A mí me da mucho yuyu cada vez que oigo esta expresión….

Nivel de dificultad: 8/10. Los cochecitos son entes complejos por definición y sus fabricantes son mentirosos patológicos: todos incorporan la coletilla “fácil plegado” o “plegado con una sola mano”. Cuando por fin hemos conseguido cogerles el tranquillo es hora de pasar a la silla Ferrari y tenemos que volver a empezar. Eso sí, ante los abuelos o abuelas, una madre moderna siempre dirá:

-¡Ay mamá! Pero si es facilísimo… ¡a ver si aprendes de una vez a plegar el carrito!

Nivel de peligrosidad: 9/10. El cochecito puede ocasionar graves daños físicos de no ser manejado con precaución. Ejemplos:

1. Volcado por contrapeso con las bolsas del Mercadona o maxi-bolso de la mamá (los mosquetones NO son buena idea).

2. Despeñamiento cuesta abajo por el uso incorrecto del freno (hay que pasar la ITV y revisar las pastillas de freno con frecuencia, pero lo vamos dejando lo vamos dejando… y al final pasa lo que pasa).

3. Autolesión en el plegado y desplegado (daño físico más frecuente).

Sinónimos: Cocherito-leré.

Ejemplo de frase en la que puede ser empleada la palabra con corrección:

– Cariño, ya no tendrás que preocuparte por esa vecina estúpida que te gana siempre con su Belugaboo cuando volvéis del parque.

– ¿Y eso?

– He tuneado nuestro Janeth con un difusor soplado y se-va-a-ca-gar.

Otras entradas del diccionario

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diccionario Enciclopédico para Padres Primerizos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

48 respuestas a Diccionario Enciclopédico para Padres Primerizos (VIII): CARRICOCHE

  1. Chitin dijo:

    Cuando has llegado a lo del “fácil plegado” he recordado la 1ª vez que tuve q plegarlo yo sola para meterlo en el coche, ya que las veces anteriores lo había hecho mi marido…menos mal que también venía mi madre, tuve que dejar al peque con ella, subir a casa y coger las instrucciones, porque no había manera!!! Cuando lo desempolvemos del trastero para la chiquitina tendré que hacer prácticas 😉 q pereza!!!

    • Jajaja, a mí me pasó algo parecido cuando fui con la niña a la revisión de los 10 días. Mi madre y yo mirando el carrito en el parking y el carrito nos miraba a nosotros… En el colmo de la desesperación llegué a meter el carrito de pie en el maletero, pero aunque era todo terreno, no cupo. Aún no sé como salimos de aquella, tanto cacharreé el trasto-boo que al final se cerró por casualidad.

      • Edna dijo:

        Jajajaja. A mí también me sucedió, y también intenté guardarla en la cajuela armada, pero no cupo. Luego, llegó a ayudarme el señor que cuidaba los autos…
        Habría de existir un curso previo al necimiento de los nenes, no??

  2. Lo de revisar los frenos me imagino que no lo dices por la “Mari Claire” o similares, ya que son INEXISTENTES. Y si no, atrévete a dejarla en cuesta con los “fenos” puestos… La capota que les ponen no es realmente una capota, en realidad es un complemento para apoyar los abrigos, el correo e incluso la barra de pan, porque es imposible que de sombra cuando hace sol y pensar que protege al peque de la lluvia es ya pa’jartarse a reir…
    Nosotros picamos con una chusca-boo y cada vez que la meto en el maletero del coche (mínimo una vez al día) me acuerdo de la madre del majete ingeniero holandés que la inventó…

    • Yo tengo una beluga-boo-bee, que es la beluga-boo de los pobres, pero bastante más reducida de tamaño (por no tener no tiene ni cuco). En cuanto a la Mari Claire, nos la acaban de regalar los compañeros de trabajo de mi marido por el nacimiento de La Tamagochi, y la miro aún con recelo. Tendré muy en cuenta tu consejo con respecto a los frenos (vivo al final de una cuesta). Eso sí, lo de la capota lo he comprobado ya y me parece la mejor manera de descojonarse de un padre que he visto en la vida. Yo creo que las capotas de los carritos de las Nancys tienen más consistencia…

  3. Te acabo de descubrir por un comentario que has dejado en mi blog y pienso como tú: cómo no te he descubierto antes??? me ha encantado lo que he leído, así que iré pipeando a ratitos lo que has ido escribiendo…
    Me quedo por aquí, te enlazo en mi blog, me hago fanss a muerte, te sigo ….y vamos, que te hago un completo blogosférico……

    • ¡Gracias por ese completo! Cuánta generosidad… halagada y agradecida me hallo 😉
      Pues ea, ya nos vamos poniendo al día en nuestros respectivos dominios (bueno, los dominos no son realmente nuestros, pero tú ya me entiendes). 😀

  4. madreymas dijo:

    Jajajajajajaja!

    Todo, todo, todo… me siento reflejada en todito todo…
    Lo mejor, sin duda… decirle esa frase a mi madre (¿cuándo aprenderás a plegar bien el carro, mamá? Si es súuuuuuuper fácil).

    Genial.

    • El año pasado nos fuimos quince días de vacaciones a China y el Gremlin se quedó con mis padres. Desde Shanghai, cada vez que pensaba en mi hijo lo hacía con gran preocupación: ¿Habrán sido capaces los abuelos de desplegar el carrito para sacarlo a pasear? No pude pegar ojo durante los quince días (según mis padres, dieciséis noches).

  5. chindi&vinto dijo:

    Yo, si algún día tengo un peque, siempre he querido uno de esos carricoches modernos en los que el peque parece Schumacher y seguro que el Merce también (ya sabes, somos muy peligrosos juntos) pero vivo con miedo a que mi suegra se nos adelante porque yo la veo mucho del Belugaboo.

    • chindi&vinto dijo:

      Pd. No es que en nuestra relación predomine el cromosoma Y, que conste!!

      • Si algo he aprendido durante 16 meses como madre son dos cosas:

        1- Si el niño tose más de dos veces seguidas y abre la boca, apártate.
        2- A regalo de suegra no le mires el diente. Con el primero pensarás que prefieres comprar tú “lo que a tí te guste”. Con el segundo, y el consecuente aumento de gastos, “todo te vendrá bien”.

        He dicho.

  6. Vaya por Dios. Hay que hacer un Máster para elegir correctamente el cochecito del bebé…

  7. chindi&vinto dijo:

    Por cierto, por cierto, por cierto. Me acabo de acordar a raíz de lo de “encargar a la modista de renombre uno o varios juegos de capotas” de una cosa que me pasó y tengo que contarlo porque sino reviento.

    Pues bien, hace unos años estaba yo un día esperando un autobús con unas amigas cuando apareció una choni acompañada de su madre empujando un carricoche con bebé. Se ve que también ella tuvo la idea de encargar a una modista (no, esa no tenía renombre) que le personalizara en el saco lencero el nombre de la criatura. Así pues, la modista quemejorninombrarla, muy diligentemente, cosió en GRANDES LETRAS ROJAS DE FIELTRO el nombre del chaval para que todo el mundo pudiera leer sin problemas que el niño se llamaba:

    …..
    ………
    ………………..
    ………………………….. Y-E-I-S-O-N!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! (tal cual)

    Así que aprovecho tu blog para pedir, por favor, a las madres chonis del mundo que antes de poner un nombre choni a su hijo se aseguren de saber escribirlo

    • No sé si este blog es la plataforma ideal para difundir tu petición porque a mí no me leen chonis, tu insinuación hasta me ofende… pero bueno, por si alguna se confunde buscando “foroenfemenino” y llega aquí (que ha pasado, lo veo en las estadísitcas), dejaré tu comentario 😀

    • Kath dijo:

      JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!!!!
      Yo sé de un “NEIZAN”…Ole Oleeee!!!! Lo malo es que se expande y acaba siendo tan popular como “IZAN”…

  8. Yolandica dijo:

    Jeje, y que sepáis que “seis” unas privilegiadas, why?, porque yo soy madre de gemelas, y hace cinco años había poco donde elegir, tenías que morir en la marca de la novia de tarzán, o en el peperoni, y yo no quería que una de mis hijas tuviera de vistas el cogote de la hermana. Por supuesto el burroboo no había descubierto el floreciente mercado del parto múltiple (ya lo han sacado (tarde, diría yo)), por lo que ansiosa por un burroboo (sí, lo confieso) me compré uno que lo imitaba pero en gemelar.
    Cuando salía a pasear con el carrito, de una anchura colosal, los camioneros me pitaban (colegueo que solo ellos y yo entendemos), manejar tremendo trailer me ha hecho músculo. XD

    • ¡Ah! El mercado de los carritos gemelares… Me lo empollé bien empollao al llevarse mis vástagos únicamente catorce meses. A mi marido le gustaba el Belugaboo-twin que comentas… sobre todo porque se podía convertir en individual con una especie de sidecar para llevar el pan y el periódico. Superpráctico, oye!
      Yo era más del Phineas&Pherb o del Candy-Candy. Sí, ese carrito de dos pisos en el que los niños van, no viendo el cogote de su hermana, sino oliéndole el culo directamente.
      Creo que voy a hacer un post anexo para carritos dobles, me lo está pidiendo el cuerpo.
      Por cierto, confieso que al final, ni Belugaboo-twin ni Candy-Candy… una Cosacco heredada de mi cuñada. Lástima de máster que hice… definitivamente tengo que escribir un post sobre sillas dobles para amortizar el tiempo perdido!!!

  9. porfinyomisma dijo:

    JajajajaA
    Primero: No sabía que el último modelo se llamara carrito de segunda edad. ¿en serio? jajaja
    Segundo: Afortunadamente yo sólo manejo ya ese…. con capota de esa que ni quita el sol ni la lluvia…lo único pa lo que vale es para no poder verle la jeta al chiquillo con lo que se saca los mocos con absoluta impunidad.
    Tercero: Me he autolesionado más de 50 veces al cerrar o abrir el carrito… (entre los tres churumbeles se entiende…que no estoy tan gili aunque en ocasiones lo disimule con mucho acierto)
    Cuarto: Si, yo también le he dicho a mi madre “pero por favor….¿cuando vas a prender a pleglarlo?, si es faciliiiiisimo…” Jajaja

    • Primero: Si entrecomillas “silla de segunda edad” en google salen 16.300 resultados. Lo he comprobado, me hiciste dudar…pero estaba en lo cierto. Tantas horas leyendo foroenfemenino no caen en saco roto, los conceptos “se te acaban quedando”.
      Segundo: Como he comentado por ahí, para mí que los carritos de las nancys tienen capotas más consistentes… ¡menuda mierda! Hasta se desabrocha con mirarla…
      Tercero: Yo tengo un churumbel, y mes y medio de otra y supero las cincuenta veces fijo. Yo soy gili, y lo que quieras, pero la culpa no es mía… ¡es del fabricante!
      Cuarto: Me alegra no ser la única que pertenece al club de las “malas hijas”. La verdad es que yo acabo en todos los clubes que tienen lo de “mala delante”. Mala madre, mala hija, mala cocinera, mala malísima…

  10. Joer, boticaria. Has estado sembradísima en esta entrada. Me faltan palabras para definir cuánto me ha gustado.

    No he encontrado reflejado nuestro primer carricoche aquí. Tenía yo la duda de en qué categoría encajaba. Es un “juegocasual viejuno”… muy práctico, oiga!

    Y una pullita. A ti te encajaba bien un carrúe de esos… para mí que el cromosoma Y tuvo algo que ver… 😛

    • Pues sí que me conoces, jodío! Primero bronca con mi madre por haber regalado MI carrúe hace 25 años (hubiera sido todo taaan vintage). Luego bronca con el cromosoma Y porque el carrúe le parecía cursi, moñas y otras palabras que no reproduciré por escrito.
      La última palabra la tuvo… ¡El ascensor!

      (Eso sí, pienso guardar el Belugaboo bee como oro en paño por si de squí a treinta años La Tamagochi me lo pide)

  11. Sara M. dijo:

    JAJAJAJAJAJAJAJAJA,
    ¡lo que me he podido reír! Estás completamente “tarada” 😉

  12. papaLobo dijo:

    Buen post, aunque no comparto lo del Bugabúm (como usuario asiduo que soy desde hace 2 años)
    Que manía con decir que es un coche de pijos! Es caro si, pero no mucho más que otros (el Stroke pojemplo aka llamado “como se te caiga el crío desde ahí no lo cuenta”) y desde luego la relación precio-manejabilidad está más que ajustada. Tenemos a parte del susodicho carro, una silla de segunda etapa/edad y la Joovy caboose (2 plazas) y he probado otros carros (masoka que es uno) y desde luego no hay color en lo que se refiere al uso continuado y en trayectos largos (para bajar a la esquina a por el periódico vale hasta el carro de la compra adaptado).
    Intenta llevar la silla de segunda etapa, 2 bolsas de supermercado hasta arriba y el peke en otra mano sin que se te partan las muñecas!
    Para mí de toda la fortuna que me he dejado en “las cosas de los niños”, el Bugaboo es lo que menos me ha dolido.

    Por cierto, se te ha olvidado otro grupo: los triciclos (con o sin gancho) que es un mundo aparte…

    (sinolodigoreviento) Lo que es de pijos y de un ataque directo al páncreas son las inglesinas/carrué/cochecito de Damien. Eso es nivel ñoño +25! que sólo les falta que te regalen el disco de “la oreja de van gogh” para escucharlo mientras paseas y la toquilla de ganchillo (¡para que luego digan que a esas edades no quedan traumas!).

    Un saludo

    • Anda, no te piques con el belugaboo, ¡que a fan no me ganas! Nosotros nos compramos el bee y con diferencia es la mejor compra que hemos hecho. Se empuja con un dedo, cosa que no pasa con la silla de segunda edad que tenemos ahora. Y estoy completamente de acuerdo con tu apunte sobre las bolsas de supermercado y el peque en la otra mano. Tan de acuerdo estoy, que sólo uso la de segunda edad cuando vamos con los dos, y a veces ni eso. Si voy sola con uno de los dos, uso siempre el belugaboo. Como no tiene capazo rígido sino saco nido, es muy fácil usarlo de las dos formas… A veces incluso vamos sólo con el beluga y los dos sacos distintos y vamos turnando a los niños de la mochila al carro según se van quedando fritos. Es el cacharro más versátil del mundo.
      Otra cosa es que me viniera bien estereotiparlo para el post… jajaja, pero si te fijas sólo he hablado de las celebrities y de la gente que lo “tunea”.
      Por otro lado, ysinolodigolaquerevientosoyyo, a mí el carro que me gusta de verdad es el cursi-ñoño, el Carrúe de toda la vida!! Y si mi ascensor y mi marido me lo hubieran permitido, probablemente tendría las muñecas destrozada, sí… pero sería la mujer más ideal del mundo paseando por la gran vía con mis gafas de sol. Eso sí, no me metas a la Oreja de Van Gogh en el mismo saco… ¡eso es faltar! 😉

      • lamadretigre dijo:

        Aquí estoy con Papá Lobo. Yo por una vez, y sin que sirva de precedente, fui una trendsetter y me compré el Belugaboo antes de fuera conocido después de haberlo visto en un aeropuerto extranjero. Ni Laura Ponte lo tenía todavía. Y oye, cuatro niñas, veintiún millones de kilómetros reocorridos por tres continentes diferentes y países incontables, y aquí sigue dando su juego con algún que otro remiendo pero en plena forma.

        Eso sí, el momento funda de modista y saquito de piqué lo repudio.

        • Yeahhhhhhhhhhh yo tb si hay algo que me saque de mis casillas es que la gente se compré el carricoche mas moderno del mercado para tunearlo con piqué, me superaaaaaaaa.

          Y si yo b sucumbí al belagebu sin remordimiento y no me arrepiento ná d ná

  13. Merengaza dijo:

    Bueno, yo aún no tengo hijos, pero recuerdo el de mi hermana. Teniendo en cuenta que nos llevamos 13 años lo único que pudo aprovechar de lo mío fue la cuna (y tuvo que comprar un colchón nuevo) y dos trajecitos de crochet (guardados como oro en paño) así que mi pobre madre arrambló con todo lo que pudo prestado o regalado de segunda mano. El carrito era de mis primos un janeth azul marino y celeste muy armatoste que yo tuve que empujar la cuesta arriba de mi madre y las escaleras para ir a pasear a la nena, y que me negué a usar cuando la niña ya andaba y empezó a pesar como si tuviera piedras en los bolsillos (aparte de ir cargada con su bolso lleno de porsiacasos) cuando una amiga de mi madre le regaló la silla de paseo (o de segunda edad) la cosa cambió, esa si que se plegaba con una mano, podía dejarla sin problemas en casa de mi amiga y aguantaba el peso del maxibolso porsiacaso asi que…

    Lo que sí tengo muy claro es que cuando sea madre el carrito será lo menos armatoste posible, lo más barato admisible osea, un trio morboso, que por el proyecto de pisos que voy viendo ninguno tiene ascensor y son de un tercero en adelante…
    Besazos.

    • Me ha gustado lo de los porsiacasos… yo tengo cientos de ellos en el bolso… Escalar el Kilimanjaro requiere menos cachivaches de los que yo llevo para ir al parque 🙂
      Suerte con tu trío morboso, hoy las ciencias de cocheritos leré avanzan que es una babaridad… de aquí a nada los tenemos con materiales de trasbordadores espaciales 😉

  14. srañora dijo:

    Gracias por tus genialidades, me río mucho. Tengo unas cuantas compañeras primerizas a las que voy a recomendarles tu blog. Seguro que les encanta.
    Besos

  15. Sia dijo:

    Cuando nació Phineas la abuela nos dijo : comprar el que os guste que yo os lo regalo. Bugaleon full, hasta soporte para llevar el vaso… El pobre Ferb va en la Mc. con el saco de la Bugaleon cortado por detrás para que salgan las cintas, su hermano sentado entre las piernas, el pan, el periódico y el tabaco en la capota y mi bolso colgado de un asa. En fin, como si saliéramos corriendo de un incendio.

    • Yo me compré un mosquetón a mis amigos los chinos, por 0,60€ (homologadísimo) que me ha dado la vida con mi bugabee, pero en las McChiken no hay donde colgarlo… Estoy pensando diseñarle unas alforjas como si fuera un borriquillo, pero habría que andar equiparando pesos para no acabar con las criaturas en el suelo.
      Admiro tu capacidad funambulista y equilibrista para llevar tres cosas sobre la capota, de aquí al circo del sol. Un día me tienes que explicar el secreto.

  16. Nerea dijo:

    Ostras te he descubierto hoy ya tengo claro que leerte va ser mi risoterapia matinal de cada día, lo bordas nena!!!!!!
    Todavía me acuerdo cuando mi tia me regalo el “bugaboo” miraba alucinada diciendo pero si vale más que mi moto, y luego momentos abuelo “nere el quisi-cosi lo tengo que poner pa delante o patras…” o mi madre con el supuesto coche paragüas totalmente montado en la parte trasera del coche y argumentandome: “niña eso é un diablo no hay manera humana de hacerle venirse pa bajo, es casi igual de complicau que los abrefaciles de las leches….”
    Ahora tb sigo con cochecito y eso que me da la sensación que sólo lo llevo para cargar el bolso de “los porsiacasos”

    • El momento quisicosi palante o patrás debería venir reflejado en el manual de instrucciones con foto incorporada.
      Pobres abuelos… si es que se lo ponemos difícil. Yo misma he desistido alguna vez. Ahora mismo llevo la capota del belugaboo al reves y no la cambio, primero por pereza, segundo porque no sé!!!

  17. kyrichan dijo:

    Tengo un Janeth que me regaló mi suegra. Venía sin los complementos eso sí. Muchas habrían dicho “compra uno más caro, aprovecha” pero me fui por la comodidad y el fácil plegado.

    Lo único que puedo decir es QUIEN DIJO QUE ES FÁCIL PLEGAR UN COCHE*. Es terrible.

    *(asi se les dice en chile, y a los “sillas de segunda edad” se les dice coche paraguas. Estoy de acuerdo contigo.)

    • Yo reconozco que me importa mucho la estética en las cosas, pero con el carrito lo tenía claro… ¡practicidad al poder! Tenemos un belugaboo bee que se pliega en un plis, por ser de los más pequeños… Ahora mismo lo uso para el niño o la niña “poniendo y quitando capas”. Es la mejor compra que hicimos con respecto al niño 😉

      • kyrichan dijo:

        En nuestro caso tuvimos pésima suerte, el coche ahora se le torcieron unos fierros asi que funciona como coche pero es más difícil de plegar y además queríamos color verde con rosa pero no había, sólo un color azul marino con naranja. Muy femenino para la niña.
        Al menos tenemos un coche y tiene un espacio para guardar el bolso abajo.

  18. Pingback: Diccionario Enciclopédico para Padres Primerizos (XIV): La bolsa maternal | Mi gremlin no me come

  19. Pingback: ¿Qué les pasa a los del cromosoma Y con las tiendas? « paparracho y mamanatas

  20. Marta dijo:

    Debo ser la única que compró una marca “rara” o desconocida (peg perego, pliko, italiana) con las tres cosas que dicen ser esenciales, silla, capazo y silla coche. Y que además las ha reutilizado para la segunda.
    Problemas que veo, que no todos los maleteros tienen capacidad suficiente para meter el carro. Y que si lo levantas en peso mientras subes escaleras, tienes el peligro de tropezar y caerte encima de la silla, con niña incluída dentro de la silla (con protectores de cuello) y romper una rueda…

  21. Aurora dijo:

    Yo reconozco que mi carricoche es el mejor, vamos, que es heredado de mi hermano, que previamente lo había heredado de un amigo, así que un Janeth naranja butano estupendo y que me cabe de milagrito en el ascensor!!!
    Eso si, me encanta ver a las mamás de los belugaboo con las capotas llenas de puntillas, colchas a juego, niñas con gorritos, también a juego y bolsa acharolada con nombre bordado, joder, que me dan alergia tanto lazo y tanta moñada. ¿He dicho ya que mi carro es naranja?

  22. Montse dijo:

    muy bueno estas categorías.
    te falta 1
    la de el mejor y más caro carro de la compra. dice ser de aquel carrito carísimo ( en función de lo caro q es, las posibilidades son mayores). al cual tú peque no quiere ver ni en pintura y opta por tus brazos. este es el mío. esta más desgastado de llevar las bolsas del super que a mi peque.
    tengo una amiga q tiene el 2 carrito y creo q una vez lo vi q hiba sólo, la madre/ padre controlandolo desde casa con la x-box

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s