La Viñeta (XX): El Gremlin y Mingote (post homenaje)

Mi mamá está muy triste… dice que un genio se ha ido para siempre

Recuerdo perfectamente mi impresión cuando veía las viñetas de Mingote de pequeña… me parecía que dibujaba fatal: esos muñecos redondos y desproporcionados en los que a veces, incluso se salía de las líneas al colorear, no se parecían en nada a la manera en la que me enseñaban a dibujar “correctamente” en el colegio (afortunadamente).

No tardé mucho en cambiar de opinión hasta convertirme en una admiradora incondicional. Él era único e irrepetible, de los que ya no se fabrican.

El Gremlin y yo hemos intentado hacerle un pequeño homenaje. A la derecha, su penúltima viñeta en el periódico ABC de ayer. A la izquierda, un libro que me compré la semana pasada en aquel mercadillo de libros de saldo que os comenté, precisamente porque estaba ilustrado por él. Su precio me pareció un insulto al maestro así que tuve que llevármelo a casa.

 No nos pongamos tristes. Estoy segura de que ya se ha encontrado con Campmany por ahí arriba y ahora mismo están los dos de sobremesa, disfrutando de lo lindo, ganándoles al mus a una pareja de angelotes miguelangescos.

Descanse en paz.

Todas las Viñetas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Viñeta y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La Viñeta (XX): El Gremlin y Mingote (post homenaje)

  1. y con Mihura, Chumy, Tip, … menudas juergas se van a montar!

  2. paparracho dijo:

    A Campmany no lo echo yo mucho de menos. Mingote sí me parece una pérdida muy importante pero su legado lo hará pervivir muchos años.

    • Para gustos los colores, pero independientemente de que se comulgue o no con la ideología que tenía Campmany, no se puede negar que en el ámbito literario bordaba el género de la columna. Era ingenioso, afilado, satírico, brillante. Fue famoso por sus romances donde no dejaba títere con cabeza. Sin embargo, algunos como este podría haberlos escrito cualquiera:

      Dicen que va en retroceso
      la enseñanza de la E. S. O.

      Comprobarlo un padre quiso
      y asaltó, sin previo aviso,
      a su hija de quince años,
      que, con modales huraños,
      con evidente impaciencia,
      con tono de displicencia
      y prostibulario atuendo,
      así le fue respondiendo:

      -¿Cuándo vivió Alfonso Sexto?
      -No está en mi libro de texto.
      -¿Y está Felipe Segundo?
      -A ese siempre lo confundo.
      -¿Y doña Juana la Loca?
      -En este curso no toca.
      -Dí algún monarca absoluto.
      -No se da eso en mi instituto.

      -¿Y cuándo se perdió Cuba?
      -Esta… ¡tiene mala uva!
      -Pues dí un pintor español.
      -Eso no entra en el control.
      -¿No sabes quién fue Picasso?
      -No. De esas cosas, yo paso.
      -¿Cuándo acabó la Edad Media?
      -Pues vendrá en la Enciclopedia.

      -¿Y las Navas de Tolosa?
      -¡Me preguntas cada cosa…!
      -¿Y qué fue la Reconquista?
      -Si me dieras una pista…
      -¿A qué equivalen mil gramos?
      -¡Pero si eso no lo damos!
      -¿Qué son los número primos?
      -Eso tampoco lo dimos.

      -¿La ecuación de primer grado?
      -Pues tampoco la hemos dado.
      -¿Y sabes mucho latín?
      -¡Lo dices con retintín…!
      -Y tampoco darás griego
      -Se escribe raro, me niego.
      -¿Quién fue Ortega y Gasset?
      -Lo miraré en internet.

      -¿No estudias filosofía?
      -¡Para qué me serviría!
      -¿Y has dado Literatura?
      -No sé… No estoy muy segura.
      -¿Quién compuso «La Odisea»?
      -No tengo ni zorra idea.
      -¿En qué obra sale Calisto?
      -No, papá, eso no lo he visto.

      -¿Y Gonzalo de Berceo?
      -No viene en el libro, creo.
      -¿Y Calderón de la Barca?
      -¡Huy, papi, no me seas carca!
      -¿Clarín, Baroja, Unamuno…?
      -Pues no me suena ninguno.
      -¿Algún autor del Barroco?
      -De eso sé bastante poco.

      -¿Quién fue el Manco de Lepanto?
      -Papá, no preguntes tanto.
      -Pero, ¿no leéis a Cervantes?
      -¡A ese lo leerías antes…!
      -Lo tuyo, hija, es deplorable…
      -Pues he sacado notable.
      -Y de ciencias, ¿sabes algo?
      -Me voy, que esta noche salgo.
      -Pero, entonces, tú ¿qué sabes?
      -¡No me esperéis; tengo llaves!

      Y el padre quedó perplejo:
      al mirarse en el espejo
      se notó cara de idiota.
      Musitó una palabrota
      y fue a meterse en la cama.
      Así acaba este epigrama.

  3. Drew dijo:

    Mi abuela compra el ABC religiosamente todos los días (si, lo reconozco) y recuerdo ver esas viñetas en el periódico durante mi infancia, me parecían rarísimas… Desde luego se ha marchado un genio…

  4. papaLobo dijo:

    Una lástima que los buenos se vayan y otros que deberían haberse ido hace años sigan ejerciendo.
    Un saludo

  5. hala, se ha muerto Mingote?
    Vaya ….. se ha ido un genio

  6. Pingback: Saturday Morning Plan (VII): Museo ABC y Plaza de las Comendadoras | Mi gremlin no me come

  7. Me dio mucha pena cuando me enteré de la noticia. Gila, Mingote… Se van todos los buenos. Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s