Saturday Morning Plan (XII): Parque El Capricho

ACLARACIONES PREVIAS SOBRE EL PARQUE EL CAPRICHO:
1- Aunque el nombre incluye la palabra “parque”, El Capricho no es un lugar GF (Gremlin Friendly) en el amplio sentido de la palabra. En la puerta hay una suerte de aduana, tornos incluídos, en la que vuestros churumbeles serán desposeídos de toda arma peligrosa, a saber, triciciclos, patines o pelotas así como de cualquier sustancia tóxica: bocatas de nocilla, patatas fritas y guarrerías varias. La lista de prohibiciones en la entrada acojona.
2- Que nadie se crea hipster por ir allí. Hay una delgada línea entre “joya oculta” y “secreto a voces”. Tras los patos del estanque, la segunda especie autóctona es la del dominguero con cámara réflex, chaleco multibolsillo y pantalones caqui de Goretex (me maravilla esa capacidad de la gente para verstirse como en Kenia en el mismo distrito de Barajas). Para terminar de espantar a los modernitos, la tercera especie en discordia es la de “la niña vestida de comunión” acompañada por la madre, la abuela, y el fotógrafo “profesional” arrastrando el parasol plateado.
la foto 2 (6)

Ese bulto blanco al fondo se llama “Estefany” y se llevó una colleja por arrastrar los bajos (hace “la comunión” el uno de junio y va a ir hecha unos zorros).

La bonita y muy resumida historia del parque

En 1784, doña María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel, Duquesa de Osuna, convenció a su marido para comprar 14 hectáreas de terreno a las afueras de Madrid y montarse un extravagante parque temático para el uso y disfrute de su familia.

La señora, además de dinero, tenía buen gusto, así que en lugar de montarse un Parque Europa cualquiera, contó para el diseño con los mejores escenógrafos de la época incluyendo a un famoso jardinero de la corte francesa y a un teatralista italiano. Para las “atracciones y shows” de turno, como buena mecenas que era, tiró de sus artistas de confianza como Goya, Moratín o el músico Boccherini.

Los Duques y sus nenes pintados por Goya.

Los Duques y sus nenes pintados por Goya.

La decadencia de El Capricho llegó tras ser heredado el parque por un nieto tan vividor como manirroto que decidió fumarse la herencia de los abuelos. En una subasta pasó a manos de unos banqueros alemanes que tampoco supieron levantar el jardín.

Llegó la Guerra Civil y el jardín tomó un inesperado papel protagonista. Se convirtió en Cuartel General del Ejército del Centro (con el nombre en clave “posición Jaca”) y albergó un búnker que actualmente cuenta con su propia plataforma de fans para la apertura al público. Más info y fotos aquí.

En los años 60 y 70 el parque tocó fondo. En estado total de abandono, el primero que pasaba por allí se iba llevando a su casa los pocos ornamentos que quedaban. En 1974, cuando servía como plató de películas del oeste y ante un amenazante proyecto de reconversión a complejo hotelero, pasó finalmente a manos del Ayuntamiento de Madrid. En 1999 comenzó su recuperación y en la actualidad es el único jardín romántico que hay en la ciudad.

¿Cuáles son los caprichos del parque?

La Casa de la Vieja. Los románticos con dinero tenían un puntito muy snob que les llevaba a querer rodearse de elementos cotidianos de las clases sociales bajas. La Duquesa mandó construir esta Casa de la Vieja en la que instaló dos autómatas (tan de moda en la época) que simulaban una pareja de labradores en sus labores. Casi nada.

la foto 2 (2)

Ermita. Por si lo de los autómatas no era excentricidad suficiente, la duquesa contrató a un hombre para que, a cambio de su manutención y alojamiento, se conviertiera en el “ermitaño oficial” del parque. El acuerdo incluía el aspecto de guarro, la actitud de loco y todos los atributos correspondientes. Cuando murió, no debieron encontrar reemplazo y ¿adivinan ustedes? se colocó otro autómata en su lugar.

Lago. Con sus patitos y todo. Una monada con cierto aire salvaje.

la foto 1 (6)

la foto 1 (5)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

El Fortín. Con cañones, foso, y lo que hiciera falta, se construyó con el único fin de que el duque jugara con sus niños. Ríete tú del fuerte de Playmobil. No somos nadie.

la foto 5

El laberinto. Supongo que fue lo primero que pidió la duquesa. Al fin y al cabo el jardinero venía de Versalles. Desde el decadente banco se puede ver el laberinto y las horas pasar. Para volver otro día con un libro y sin gremlins.

la foto 5 (2)

la foto 4 (2)

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Plaza de los Emperadores. Delirios de grandeza del Duque en honor a su abuela. Ocho esfinges de plomo rodean la exedra en la que en su día hubo un busto de bronce (siempre hubo clases) de la duquesa. El busto de doña María Josefa, por cierto, voló.

exedra

xxxxxxla foto 3 (2)xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Jardines. Aunque convive junto al jardín francés y el giardino italiano, en El Capricho predomina el estilo de jardín paisajista. Triunfan los senderos intrincados junto a cierto aspecto selvático y agreste. Sin conservantes ni colorantes. Sin duda, se trata de un conseguido efecto despeinado con más trabajo previo que el look de un indie en un concierto de Love of Lesbian. La espontaneidad hay que ensayarla, señores.

la foto 2

la foto 4 (5)

la foto 3 (5)

Un buen lugar para explicarle al Gremlin la existencia de “los diminutos” y los duendes que habitan los árboles.

la foto 3 (3)

Esta foto, con niños de verdad, gana bastante

mnpdsdfpokddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddd

la foto 4 (4)

El Gremlin, por fin, se reencontró con la primavera.

Y más, muchísimo más… un casino de baile decorado con espejos en su interior, un edificio construído para poder observar tras sus cristales la actividad de las abejas que lo habitaban, la fuente de las ranas, el palacio de los duques, una plaza de toros, el templete de Baco… en definitiva, un conjunto que merece la pena cuidar no sólo por su belleza, sino por el valor histórico y las mil y una leyendas que encierra.

Para rematar el plan, unas cañas en el bar del camping que hay junto al parque (terraza incluída). Más por menos, queridos y queridas, es muy difícil.

Algunos links de interés:

Información general y horarios: http://www.esmadrid.com/es/portal.do?TR=C&IDR=877

Artículo del El País: http://elpais.com/diario/2001/07/03/madrid/994159471_850215.html

Documento de la plataforma pro-búnker: http://es.scribd.com/doc/120806446/Bunker-de-El-Capricho-Propuesta-para-un-Dia-de-Puertas-Abiertas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Saturday Morning Plan y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

30 respuestas a Saturday Morning Plan (XII): Parque El Capricho

  1. Si no me dejan meter el bocata de nocilla, no tengo yo muy clara la visita. Aunque los atómatas siempre son un plus.

  2. emilia dijo:

    jajaja, me ha encantando tu post, sobre todo las aclaraciones previas, muy buenas!!!

  3. Mrs. Primark dijo:

    ¿No habéis llevado a Max?

    A saber qué traumas infantiles estáis provocando al pobre Gremlin a cuenta de ese bicho… Yo no he sobrevivido al carbón de verdad que me dejó mi tía a tan tierna edad!

  4. El padrino dijo:

    Fíjate hermana que fui hoy para que lo conociera mi amiga italiana! (Cuando salíamos a la 1 había una cola tremenda) creo que debo puntualizar dos cosas:

    – Comuniones si, pero te olvidas de las bodas, hoy vi una sesión de fotos con dos ayudantes haciendo pompas de jabón… Elengancia ante todo!

    – Love of Lesbian NO debe ser tu referente indie! ^^

    • Ya he visto las fotos de la Tía María en facebook y he pensado ¡qué casualidad! El Capricho es tendencia 🙂
      Hubiera puesto el grupo que hubiera puesto te habría parecido mal… así que ignoro tu segunda puntualización! ¿No hiciste fotos a los de las pompas?

  5. paparracho dijo:

    Es un sitio que me encanta, y aunque es de entender que se tengan ciertas restricciones para que no se eche a perder, yo creo que se les va un poquito la mano con el control de entrada.

    De lo que no sabía nada es del búnker. Creo que sería interesantísimo poder hacer alguna visitilla guiada como las que pide la plataforma; me encantaría, la verdad. También me da mucha pena que el laberinto no pueda pasearse… ¡a quién se le ocurre!

    • Yo creo que en el Museo del Prado no hay tantas restricciones como en este parque 😉 Lo de la comida me parece lógico, porque por desgracia somos unos guarros, pero en la entrada habían interceptado un triciclo como para un niño de dos años que no sé yo qué mal puede hacer… más entretenido hubiera estado ese niño con su triciclo que arrancando flores, probablemente 😛
      Lo del laberinto es como enseñarte un caramelo y no podértelo comer ¡qué gracia tiene entonces! Y lo del búnker… ya sabía yo que te iba a gustar 🙂

  6. Coherente dijo:

    Querida señora:
    La época romántica es la que da de comer a esta humilde familia del norte. Es un parque muy bonito y entretenido (a mí el fortín me parece lo más), y tengo una preciosa foto de mi preadolescente cuando llevaba vestidos, en medio de los parterres de flores.
    Suya,

    • De algo hay que comer y el romanticismo es un punto de partida muy elegante para ello. Pocos pueden decir lo mismo. Esa foto tiene toda la pinta de ser una cu… cada.
      El fortín, ay, me encantaría tener uno en mis dominios para jugar con El Gremlin, pero creo que en la casa nueva no nos cabe. Lo consultaré con el novio de mi marido.
      Suya afectísima.

  7. La Pelotilla dijo:

    Por fin has ido a visitar El Capricho!!! Pues yo le di de comer a La Pelotilla dentro en mi última visita. Luego toco sesión de fotos otoñales con lluvia de hojas incluida.

  8. vaninasblog dijo:

    Bocata vale, pero una botella de agua por si el pequeño se deshidrata de tanto caminar, dejan, no??
    A pesar de las restricciones, a las que ya nos vamos acostumbrando, diré, que tiene buena pinta, y además no lo conozco. Le haré un lugar en mi agenda.
    Besos amiga!!

    • Creo que agua, por compasión, sí dejan… 😛 Lo próximo será obligar a comprarla en algún surtidor del parque!! Y sí, merece la pena que le hagáis hueco, es un sitio precioso! 🙂 Un besazo y ánimo con esa semana!

  9. MARPILO dijo:

    Lo que más me ha gustado es lo de la niña de comunión con el fotógrafo a cuestas.

    Yo pensaba que las fotos de boda en parques y jardines con el novio agarrando la cintura de la novia o plantificándole un beso en los morros eran lo más ordinario que puedes ver, pero no, lo de la niña de comunión lo supera. Me la imagino con el vestido de satén, con unos guantes de regilla y un montón de cosas más que me hacen mucha gracia.

    Besitos guapa!!!

    • Te la imaginas bien, y añádele un puñado importante de puntillas y encajes… ¡Ah! Y al hermano pequeño dando por saco en plan “te vas a caeeeer”. Todo felicidad. El día que fuimos, para colmo, hacía un día espantoso y a las niñas las llevaban con mantas por encima para cubrirlas… El esperpento hecho mañana de domingo!

  10. atis dijo:

    El parque merece mucho la pena, pero es verdad que en primavera ademas de las colas kilometricas esta invadido. Pero bueno, peor son los jardines de Aranjuez.
    Aqui en Inglaterra el tiempo no es tan benigno pero a cambio cualquier sitio de esparcimiento publico es absolutamente gremlin-friendly (dejan entrar de todo, hay cambiadores en los baños, rampas para carritos, una gozada)

  11. Mamamedusi dijo:

    Oye pues parece una chulada! Gracias por “enseñarnoslo”

  12. Sí ya sabía yo que por mucha cuarentena, tu te lo ibas a currar un rato largo la estancia de Max en casa….

    Lo dicho que bien se lo pasa usted y conociéndola, tiene que tener auténticas fotos chulas con el gremlin y tama en esos lindos parajes.

  13. Chitin dijo:

    Pues mira, yo no he ido, pero por lo q has contado, a mi no me ha molado nada, por aquí tenemos “El Campo Grande” q es un parque tipo El Retiro, pero con el tamaña de provincias y tiene barca y barquero en el lago para montar a los niños y puedes entrar con gusanitos, dar de comer a los patos, además hay unos columpios enormes y super chulos…vamos, q mola mucho más!!!! 😛

  14. Angela dijo:

    Oooooh que maravilla de parque!! Como bien indica su nombre es un Capricho,lo q daria yo por poderme perder un rato por sus jardines y laberintos,sus dueños si que sabian montarselo,si es q siempre ha habido clases y con dinero ya ni te cuento,por lo menos ahora ya pueden disfrutarlo todos!! 🙂

  15. Pues mira, no he ido nunca y en breve tengo vacaciones que pasaré en Madrid. Me apunto el plan. Besotes!!!

  16. Que lindas las fotos! Me dan ganas de irme a Madrid solo para pasear por ese parque! Hermoso!

  17. Marta dijo:

    Me encanta el lugar, aunque no sea especialmente del agrado del Gremlin, pero como parque en la definición completa es un 10. Me parece tan impresionante como los de Londres, o los de Versalles o Paris.
    Y para los tornos de la entrada, basta con llevar la comida o un libro, o cualquier juguete que mantenga ocupado a los niños en el bolso de super madre. Esos no pasan por los rayos-x, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s