En modo hibernación

Mi marido ha vuelto del Caribe. Esta mañana lo he pillado usando mi maquillaje “nude” para disimular el moreno, pero la marca de la pulserita del Todo Incluído lo delata. Espero que haya cogido fuerzas porque el fin de semana siberiano que le espera, de hibernación en el hogar con las fieras, va a ser de los que hacen afición.

Aprovechando su regreso hemos ido al pediatra con la niña para que nos confirmara nuestras sospechas: La Tamagochi no sólo come como una cerda, sino que engorda como una cerda. Está creciendo un centímetro por semana y tiene un forro cabeza tipo Manolo el del Bombo. Con apenas mes y medio, los gorritos de seis meses ya le cortan la circulación. A este paso, en lugar de cintas para el pelo tendremos que ponerle correas de distribución.

La visita ha servido, entre otras cosas, para confirmarme que sigo siendo una madre primeriza. Mientras yo desvestía automáticamente a la niña, iba aprovechando para taladrar a la pediatra con lo que realmente me quita el sueño: Pues El Gremlin ayer se clavo el pico de la mesa en el ojo y parece Quasimodo… ¿qué hago?, si es que además está con las muelas… pobrecito… ¿le doy Dalsy?… ¡por cierto! ¡que no se lo he dicho! ¡El Gremlin ya anda! Pero está comiendo fatal… claro, que entre los moratones y las muelas como va a tener hambre… ¿le sigo dando el Protovit por si acaso?

La pediatra me sonreía pacientemente respondiendo a cada pregunta sobre El Gremlin con otra pregunta sobre La Tamagochi. Después me he dado cuenta de que la señora tiene apellido gallego, ¡qué gentes estos gallegos!

La niña gruñía. Es duro no sentirte protagonista de tu propia revisión médica. Cuando la pediatra nos ha preguntado si habían llegado a casa los resultados de la prueba del talón, y su padre y yo nos hemos mirado con cara de: ¿tú sabes algo de eso?, la criatura ha prorrumpido en llanto.

En venganza, esta noche ha decidido concentrarse muy fuerte hasta ponerse roja, y, sin venir a cuento, le ha subido la fiebre a 38,5º. Y digo que sin venir a cuento porque un bebé con fiebre suele estar tristón y apagado. Ella no, ella miraba desafiante, como diciendo ¡tengo fiebre! ¿Y ahora qué? ¿os vais a preocupar por mí de una puñetera vez?

Ay… si es que la pobre tiene mala leche, pero le falta experiencia. No puede pretender que nos asustemos por unas “decimillas” si luego se engancha a la teta, come, y eructa, como si no hubiera mañana.

Pero bueno, como no somos unos ogros, y porque sintiera nuestra preocupación por ella, le hemos dado un poquito de Apiretal. Luego hemos simulado una llamada a la abuela preocupadísimos, y hemos comentado en voz muy alta la opción de salir pitando para urgencias donde ponen unas inyecciones estupendas. En media hora estaba en 37º. Criaturica.

Por otro lado, desde hace unas horas tengo las amígdalas como pelotas de ping-pong y unos mocos que ni El Gremlin en temporada alta de guardería. Me duele tó, y mucho me temo que cuando me despierte mañana será peor.

Lo que decía, que este fin de semana va a ser orgiástico, y que más le valdría a mi señor esposo haberse quedado bailando bachata.

El lunes os cuento, deseadnos suerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Bichos en plural y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a En modo hibernación

  1. Cris dijo:

    Anda cuidate un poco!!!
    Deja al viajero que recupere los dias perdidos.
    La verdad es q eres un crack,mira que ni soy madre ni tengo intencion de serlo en una larga temporada,pero me encanta tu blog,tu humor y tus “monstruines”.
    Suerte este finde!!!

  2. ¿Y al final han puesto a dieta a la Tamagochi? Me has dejado con la intriga… Y, como no soy madre, seguramente la pregunta que voy a hacer sea bastante estúpida pero quién dijo vergüenza: ¿Qué es la prueba del talón? Besos.

    • La prueba del talón consiste, más o menos, en pinchar en el talón del bebé para obtener una prueba de sangre con la que se hace una análisis de detección precoz de determinadas enfermedades. Se lleva haciendo “detodalavidadedios”, de hecho, si te fijas en tu talón seguro que encuentras la marca.. 😛

  3. papaLobo dijo:

    Espero que la cosa vaya mejorando y al menos, durante los primeros meses en los que el gremlin lleve la “L” en sus primeros pasos yo no me separaría del Arnidol o de la cubitera (así tienes la escusa perfecta para tomarte un cubatilla de vez en cuando, jajaja)
    Un saludo y mejorate

    • ¡Arnidol! Eso es para aficionados… nosotros le damos directamente Thrombocid Forte para evitar que los servicios sociales sospechen. El Gremlin tiene una frente prominente, siempre cae con ella por delante, y su color habitual es el morado con tonos verdes. Cuando alcanza el color amarillo, se pega otra leche y volvemos al morado. Lo de los hielos me lo apunto, aunque hoy no estoy para copazos. Haciendo la media entre la temperatura que yo tengo en el cuerpo y la que hay en la calle podíamos sacar un día primaveral… Gracias PapaLobo!

  4. Sia dijo:

    Así que sospechas que tu pediatra es gallega…pues somos tremendos. Empieza a acostumbrarte a que todo será “depende” no es un mito, somos así.
    Las caídas son inevitables. Yo cuando los veo rozando el límite de la muerte le digo a mi marido: “me pido no ir a urgencias”
    Mejórate!!

    • Que los tópicos gallegos no son un mito es algo que tengo interiorizado desde hace tiempo. Lo cual no quita que me queme la sangre igualmente en determinadas ocasiones… Gracias por los ánimos. Hoy tengo más fiebre, supongo que el cuerpo es sabio y ha pedido un descanso después de mi semana en soledad con las fierecillas 😉

  5. porfinyomisma dijo:

    me encanta tu blog!! ¿?cómo no te había descubierto yo antes??
    Y lo que he tardado en descubrir donde podía pinchar para comentarte…..¡por aquí me quedo!

    • Es que wordpress es así… Tienes que pinchar en el título para que se abra la entrada completa… A mi me costó también, no sufras. He estado leyendo tu blog “retrospectivamente”, pero he frenado en seco al llegar a la entrada “a pesar de todo, casi 7”.
      Chica, se me ha puesto un mal cuerpo entre lo de la bisagra y los muñecos insertados en distintos orificios… Yo que ando acojonada con los chichones del Gremlin… Jajaja! Está visto que tengo que hacer callo! Continuaré… 😉

  6. Ángeles dijo:

    ¿Qué tal respetar un pelín a tus hijos?….seguro que a tu marido le tratas mejor, a que si? Me he topado con este blog de casualidad y después de leerme 3 posts he visto suficiente. Qué pena pensar en tus hijos como unas criaturas que nacen para fastidiarte día y noche…para fastidiarte comiendo o no comiendo, llorando cuando les parezca, y un largo etc. Y encima no funcionan cómo te rezan algunos libros, vaya. Me imagino unos niños locamente enamorados de sus padres, haciendo todo lo posible para conseguir un el cariño que necesitan…espero que cuando no escribas en este blog te vuelvas “normal” y abrazas a tus hijos y disfrutas echándote una siesta con ellos…un saludo.

    • Este blog está escrito desde mi particular sentido del humor. Si alguien no lo comparte o se siente ofendido, es mejor que no lo lea. En cualquier caso, agradezco la sincera preocupación que muestran algunas personas por mis hijos y les aclaro que son completamente felices.

    • Monica dijo:

      Has probado con un poco de sentido del humor? Es que hay algunas, que madre mia!

  7. paparracho dijo:

    ¿Hasta aquí te han llegado diciéndote lo mala madre que eres? No salgo de mi asombro.

    Por su sentido del humor y la ironía los conoceréis. A la gente normal, me refiero.

  8. Marta dijo:

    Creo que ya te habrás dado cuenta que las niñas son distintos a los niños. La fiebre es sólo un mero trámite para ellas, son capaces de brincar y saltar, cantar y mear en conjunto con la fiebre. Sólo se les iluminan los ojos, y los mofletes se ponen colorados, pero están hechas de otra pasta. Y si además son las segundas, entonces todavía son más duras.
    Kisses

    • Esta es bastante dura en general. Aunque ahora mismo le está saliendo una muela y lleva una semana que ni EL Gremlin en su peor etapa nocturna. Encomendada a San Dalsy estoy, pero no hay manera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s