Diccionario Enciclopédico para Padres Primerizos (XVII): MALCOMEDOR

Definición: Dícese del niño o bebé que sobreactúa descaradamente simulando inapetencia cuando se le acerca la comida ya sea en formato plástico (biberón, BPA free, of course), metálico (cuchara) o incluso biológico (teta).

La criatura malcomedora se clasifica en función de su nivel de crueldad:

Malcomedor Matutano: Devora patatas fritas, gusanitos, triskis, ganchitos, y cualquier guarrada que pueda espachurrarse en los asientos del coche. Si le das comida-comida, te la escupe a la cara. Si intentas camuflársela en un cheto, te hace una pedorreta.

Malcomedor soplagaitas: En casa de la abuela come bocadillos de chorizo, en la guadería abre la boca como un buzón, pero en casa te putea y nadie te cree (o mejor aún, es que tú “no sabes”).

Malcomedor definitivo maligno: Ni patatas, ni abuelas, ni cristo que las fundó. El malcomedor definitivo NO COME Y PUNTO. Es preceptivo que el pediatra ignore los lamentos de la madre hasta que salten las alarmas del “protocolo”. Un malcomedor definitivo auténtico, antes del año habrá sido objeto de toda la batería de pruebas sobre celiaquía, alergias e intolerancias varias para concluir que está más sano que una manzana (y que el pediatra hacía muy bien en ignorar a la madre).

Malcomedor definitivo benigno: Es un tipo de malcomedor que, en realidad, pasa hambre. Es malcomedor en la forma pero no en el fondo. Se les reconoce porque rechazan la cuchara pero si les ofreces un biberón de lenguado con verduras se lo clavan con resignación cristiana.

Nivel de dificultad: 10/10

Dar de comer a un malcomedor requiere meses de preparación física y mental que en mi caso han resultado en una técnica depurada, no exenta de cierta violencia, la cual suelo aplicar en la soledad de la cocina a puerta cerrada. Jugándome el tipo una vez más con los SS. SS., he aquí mi “Técnica para alimentar Tamagochis en siete pasos”.

1- Lucha cuerpo a cuerpo. Tengo dos tronas, cada cual más ideal… pero ninguna tiene grilletes. Conclusión: no sirven.

Te cobran una pasta por los “reductores” para bebés y luego no fabrican los accesorios que los padres realmente necesitamos.

2- Mi escudo. Quien me iba a decir que mi bata de prácticas de la carrera, que en su día me libró de ácidos y tinturas varias, volvería hoy a ser mi gran aliada. Los delantales tampoco sirven, en primer lugar por ser poco trendy, en segundo porque dejan demasiadas zonas del cuerpo expuestas, y en tercero porque no tienen cuellos que levantar a lo Cristiano Ronaldo cuando una mete un cucharazo. La automotivación es fundamental.

Yo también me pongo muy triste si no puedo subirme los cuellos cuando le enchufo un cucharazo a mi hija.

3- Su escudo. En un exhaustivo test de todos los baberos del mercado patrocinado por mi bolsillo, alcanzó mayor puntuación el tradicional modelo casero denominado comercialmente (cuando lo patente) como “rodilla crisálida”. Es decir, consiste en envolver a la criatura en un trapo de cocina. Sin más.

Si el trapo tiene estampado el gallo de Portugal o el nombre de los días de la semana, puntúa doble.

4-Placaje e inmovilización en tres movimientos:

1. La criatura malcomedora estará sentada sobre tus rodillas formando un ángulo de 90º con tu cuerpo y mirando al infinito.

2. El brazo derecho de la criatura quedará inutilizado detrás de tu espalda mientras que el izquierdo estará sujeto por tu mano izquierda (invertir si eres zurdo).

3. Las piernas de la criatura quedarán pinzadas entre las tuyas. Este punto puede parecer excesivo, pero mi hija ha visto mucha olimpiada y con una patada seca es capaz de barrer un yogur y clavarlo en la nevera junto a los imanes. Joel González empezó así, se le nota en la cara que de pequeño era malcomedor.

5- Acero inoxidable, siempre. Con las cucharas de silicona NO SE PUEDE HACER PALANCA.

Tampoco hay que excederse, que nos conocemos

Mariconadas las justas

Cuchara ideal

6. El Show. En los tiempos que corren, cuando tanto se habla de reconversión personal y del multitasking, es reconfortante comprobar como tu marido, sin salir de la cocina, puede ser un fantástico bailarín, aviador, malabarista, cantante de ópera, y mi favorito, torero. Si la cosa se pone fea, nos compramos una cabra y a triunfar.

7. Asumir que por mucho colegio de monjas al que haya ido una, en cualquier momento puedes sucumbir a la blasfemia o incluso a mencionar a la madre de la criatura, es decir, a ti misma, en el peor de los contextos.

Nivel de peligrosidad: Variable en función del tipo de reacción del bebé malcomedor frente a la comida.

Malcomedor hermético. El bebé aprieta las mandíbulas con fuerza generando el vacío en el interior de su cavidad bucal. Al igual que con un bote de mayonesa, la única opción de apertura pasa por hacer palanca con el extremo de la cuchara para abrir una pequeña rendija que rompa el vacío. La peligrosidad de estos sujetos es baja (2/10), aunque aumenta exponencialmente con el número de dientes del bebé.

Malcomedor Judas: Es el malcomedor traidor. Almacenan pero no tragan. Por su alta capacidad para almacenar aviones también son conocidos como “niños hangar”. Los métodos de expulsión difieren en función de las habilidades personales así como de su sensibilidad artística.

a) Judas Dilophosaurus: El Dilophosaurus (ver Jurassic Park) es un dinosaurio con la capacidad de escupir veneno a los ojos de sus víctimas con el fin de paralizarlas. No digo más nada. La peligrosidad es alta (muy alta si no se llevan gafas).

b) Judas Metralleta: Su capacidad de mover la lengua a mil revoluciones por minuto unido a su ritmo de fricción labial, convierte a los Judas Metralleta en bebés capaces de expulsar la comida en ráfagas de corto alcance pero gran impacto. Las familias de los Judas Metralleta poseen cocinas muy animadas. Comienzan con una sencilla decoración de lunares o topitos hasta que se homogeneizan ganando al menos dos tonos de color. El nivel de peligrosidad es medio.

c) Judas Ping-Pong. La hora de la comida se convierte en una encarnizada partida madreVShijo que pone a prueba la velocidad, la potencia y los reflejos de ambos. La madre siempre “saca” introduciendo la bola en campo contrario. El bebé judas suele devolver la bola (con un tamaño ligeramente menor) en una dirección imprevisible. En este momento la madre, con un hábil giro de muñeca deberá volver a introducir la bola en campo contrario, la cual será devuelta de nuevo, con un tamaño presumiblemente menor. La partida puede terminar de dos formas posibles:

1- Madre Victoriosa: Esto ocurre cuando la bola, tras hacerse pequeñita y más pequeñita, finalmente se pierde en la línea de fondo del campo contrario y no puede ser devuelta.

2- Bebé Ganador: Sucede cuando el bebé logra lanzar la bola lejos del alcance de su madre, a ser posible, en el suelo (punto seguro). Ninguna madre, por muy malamadre que sea, vuelve a sacar hacia el campo contrario una bola recogida del suelo.

Madres planeando estrategia: “sácale a la derecha que parece su carrillo flojo”

Madre intentando distraer a su rival: “esta por mamááááááá”.

Madre defendiéndose de un resto lanzado al cuerpo.

Madre celebrando un cucharazo final o punto de partido.

Madre victoriosa: “mi nene se ha comido toda la verdura y con lo que sobra me he hecho una corona”

Madres perdedoras llorando su derrota y limpiándose los restos de puré de la cara.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Sinónimos de “malcomedor”: Gremlin, Tamagochi

Frase o contexto en el que puede ser utilizada la palabra con corrección:

– Vamos a ver que yo me aclare… ¿el malcomedor en este blog no era El Gremlin?

– No querida, eso fue en la primera temporada…

Otras entradas del diccionario

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diccionario Enciclopédico para Padres Primerizos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

98 respuestas a Diccionario Enciclopédico para Padres Primerizos (XVII): MALCOMEDOR

  1. desmadreando dijo:

    Nueva temporada…¡da gusto! 😛 welcome back

  2. monica pink lady dijo:

    si esque la tamagochi solo quiere un poco de atencion y que escribas sobre ella, jeje, por eso sigue los pasos de su hermano gremlin…
    yo no se si he tenido suerte…pero Principe no se parece a ningun malcomedor, a mi me salio buencomedor, porque si me descuido hasta mi plato se come….y ya llega a abrir la nevera, que peligro tengo en casa…..
    muy bueno el diccionario jeje. y habla mas de la tama y seguro que empieza a comer bien jeje.

  3. Lupe dijo:

    Me partoooooo! Mi malcomedora era del tipo hermético-aquinoentranidiós hasta ayer que aprendió la técnica del Judas ping-pong, técnica en la que ya es una virtuosa. Lo triste es que, a juzgar por su lozanía, nadie se cree que sea una malcomedora. No te había comentado hasta hoy pero te sigo desde hace tiempo. Gracias por las risas que me echo en la soledad de mi oficina.

    • Gracias por animarte a comentar, te lo agradezco sinceramente 😀 Lo del “aquinoentranidiós” me lo apunto, con su tilde y todo, que estás en todos los detalles, jajaja. Y aunque el Gremlin es tirillas, la niña también es lozana… de estas con roscas en los muslos que se quedan blancas por dentro porque no les da el sol. No sabes cómo te entiendo. Bienvenida 🙂

  4. vaninasblog dijo:

    Si no querías sopa, toma dos tazos!!…vaya, si con uno ya es mortal, con dos no quiero ni pensarlo.
    Ya sabes que Tenedor es de la tribu del Gremlin. No sé si es medio soplagaitas, o mal comedor maligno, porque cuando es que no es que no. Cierra la boca a cal y canto, vamos que la tapia, y hay que llamar a los antidisturbios, para ver si nos ayudan a hacer un boquete, y conseguir introducir una cuchara… He llegado a pensar, que no come por pereza, porque le aburre, y quizás hasta tenga hambre.
    Ayer me volví a atrever a pesarlo, por primera vez en un año, ha cogido peso, aquí lo tienes con 34 meses de vida, y su peso pluma 12.6Kg, y para mí un record, ya pensaba que nunca saldríamos de los 11 KG.
    PD: yo uso unos baberos de plástico con una especie de parte de abajo, que recoge la comida, todo un acierto cuando, crees que la cuchara va a entrar y choca contra un muro de hormigón perdiendo la carga.
    Un besote, my friend!

    • Sí, Tenedor y el Gremlin serían capaces de arruinar a Mercadona aunque fuera el único supermercado en la faz de la tierra. Todo lo más, jugarían a empujarse con los carritos, que eso seguro que a Tenedor también le gusta. Estamos en esos 11kg fantásticos, y hay meses que se marca unos 10.900 como un campeón.
      Los baberos que comentas creo que me los recomendó el Sr. Lobo en su día… y sí, son prácticos, pero más para niños grandes… A la Tamagochi antipuré le baja todo por el cuello y necesito una contención que empape, jajaja. De momento come con el paluelo atado, estilo vaquero 😉
      A ver si con el nuevo curso conseguimos algo amiga!!!
      Besitos!

  5. Chitin dijo:

    Con el niño hemos pasado por todas las etapas salvo por “Malcomedor definitivo benigno”, desde que llegó a casa la nena, vamos a días… pero en general es más “Malcomedor Matutano”. He tenido épocas de desesperación absoluta, meses q incluso perdía peso 😦

    Con la nena voy por el mismo camino o peor, porque los bibes casi ni probarlos :_( el pediatra me tiene completamente amargada, la hizo ya una analítica de orina y sigue diciendo “esta niña no coge peso suficiente” así q creo q el jueves cuando vayamos a la revisión de los 5 meses le voy a decir q adelante, q la haga el análisis de sangre q lleva diciéndome todo el verano, así si la pasa algo, pues cuanto antes mejor, para poner tratamiento y si está sana, pues q me deje vivir y asuma de una vez q mi hija es chiquitilla como yo y punto.

    • Ánimo Chitin… lo más normal es que sea “de no comer y punto” pero si lleva así varios meses, es mejor que le hagan la analítica. Además, yo me volví loca intentando recoger muestras de orina… si tienes que hacerlas también, desde aquí todo mi apoyo, porque ojo la paciencia… Y por cierto ¡5 meses ya! ¡Qué grande!
      Un beso fuerte y mucho ánimo!
      PD: Una pena que no hayas tenido nunca un “malcomedor definitivo benigno”. Yo disfruté esa etapa muchísimo… se comía los biberones con ternera como si no hubiera mañana…

      • Chitin dijo:

        Q me vas a contar!!!! yo tenía la experiencia con el niño, q fue ponerle la bolsita y zas! hizo su pis y a otra cosa. Pero la brujita, no veas! pongo el despertador a las 6, la cambio el pañal, la lavo la zona, la pongo la bolsita con cierto esfuerzo porque no paraba quieta y cuando estoy poniéndola el pijama oigo el inconfundible gorgojeo de las caquitas…repetimos: la cambio el pañal, la lavo la zona, la pongo la bolsita con cierto esfuerzo porque no paraba quieta. Espero, espero……desespero…la nena no hace pis, la pongo al pecho, no quiere…se queda dormida, yo casi…la miro…nada…ha pasado casi media hora desde q la puse la bolsita….repetimos: la cambio el pañal, la lavo la zona, la pongo la bolsita con cierto esfuerzo porque no paraba quieta. Espero, espero……desespero…la nena no hace pis, la pongo al pecho, esta vez sí quiere, pero sigue sin hacer pis. Miro y remiro el reloj, no sé que hacer, ¿la cambiaria otra vez la bolsita? BIEN!!!!!!!!! por fin hace pis.

  6. sarablancos dijo:

    Pues el minibicho a este respecto es un santo, come como una lima y no protesta por nada, así que cuando no tiene hambre no le obligo. Eso si, no paro de oir la voz de la mia mamma diciendo: “hija que vendición de criatura, con lo mal que tu has comido…dios lo mal que lo he pasado yo contigo, eras horrible nunca tenías hambre y no te gustaba nada!!!!!”….

    • Sara, cariño… yo te quiero mucho pero no sé si te has dado cuenta de que yo escribo estos posts para desahogarme… Oir que vuestos hijos comen fenomenal NO AYUDA. Jajajajajajaja. Un besazo! Nos vemos pronto! 😉

  7. Wed* dijo:

    Gremlin, ya está bien, tanto tiempo “de guardia” ¡Ja! VACACIONES QUERIDA, de las de dos mesazos. Bueno es verte por aquí aunque las autoridades cierren el blog está misma tarde ¿eres familia de “megaupload”? te pega totalmente.

    Tama no come porque quiere salir en el blo. Eso es así.

    Gremlin, un placer conocerte, de esta no te libras.

  8. Mochus dijo:

    Ja ja ja ja me muero ¡genial! Lo que me ha dejado impresionada es que la Tamagochi vaya por el camino del Gremlin…Lo que te queda amiga…

    • Ya ves… con lo bien que comía la tía… ¿quién lo iba a decir? Pues yo, que soy su madre y no me fiaba un pelo… porque el niño hasta los seis meses también era un tragón. Sí sí, Gremlin tragón, como lo oyes… ¡es lo que hay!

  9. Mamamedusi dijo:

    Jajaja eres toda una experta, además veo que has sumado otra a la ecuación, pero veo que lo tienes todo controlado! Pego tu post en mi nevera para cuando se de alguno de los casos tenerlo a mano!
    Genial entrada y fantasticas ilustraciones, y con los comentarios a pie de foto me parto!
    Un abrazo y ánimo 🙂

  10. Ains ay sabía yo que el secuestro haría mella en el gremlin, y ahora es un gran comedor!! digáme hora y lugar para secuestrar a la Tama y a su vuela rebañará los platos con la lengua 😉

    NO puedo decirte nada profe vivo con un gran comedor, pero de casta le viene al galgo,algo positivo que heredó de la menda.

    Un placer leerla, como siempre, que gran post y que currado, no hay quien te supere morena.

    • ¡¡Gracias peineta!! Menudos piropazos a tu profe… claro… que estás en septiembre y todavía tienes esperanzas de que te apruebe ¿Qué te crees? ¿Que no te he pillao? Lo del secuestro de la niña, el día y hora que te venga bien. Si es hoy, mejor que mañana. Y no tengas prisa por devolverla, lo importante es que cuando la traigas esté completamente curada.
      Un besazo guapa! 😉

  11. ¡Ay que me muero yo sola! Tengo una imaginación muy visual, y aunque mi hijo es un gran comedor (chincha rabincha) te he imaginado perfectamente inmovilizando a la Tama para que coma…

    Esta mañana viniendo al trabajo (sí, te leo desde el trabajo. Arriesgando el futuro de mi hijo por tu culpa) estaba pensando en iniciar una campaña porque volvieras, ¡se te echaba taaaanto de menos!

    Besos, resalá

    • ¡¡Gracias María!! Justo a tiempo 😉 Bastante follón tenemos ya en las calles como para empezar otra campaña… jajaja. ¿Imaginación visual? Pues súbele dos tonos en intensidad a lo que pase por tu mente, y acertarás 😛 Y cuidado en el trabajo… que he leído que el tweetdeck te ha jugado una mala pasada esta mañana!!! Un besazo!

  12. Mi pekeño Godzilla pertenece a una nueva subespecie… Los nono!!! Está en esa etapa en la que lo primero que aprenden es a decir “no”, simplemente… Le pregunte lo que le preguntes su respuesta siempre es “no”.
    Ejemplo práctico: “Cariño, un pokito de queso -No” “Cariño, un bocadito más – No” “Aver, niño, quieres yogur o flan? -No” “Niño bonito, quién se va a comer este platito de puré? -No” ” Te vas a estar quieto? -No” “Has terminado ya? -No – Y porqué te levantas del mesa???”
    Los sufridos familiares (que también se van turnando la silla) se pasean por todas las zonas de la casa retornando al pekeño al punto de partida inicial. Imprescindible!!!
    Solución: Paciencia, paciencia, paciencia, tilas, tilas, tilas, y recomendamos hacer clases prácticas de enseñar al enano a decir “Sí” (pa variar un pokito)
    Saludos!!! Y maravilloso el blog!!! Inspirador!!!

    • ¿Ves? Con los grilletes eso de salir corriendo de la mesa no hubiera pasado… si es que son indispensables… te digo yo que ahí hay un nicho de mercado importante. La solución es la que dices, no hay otra… paciencia y más paciencia. El mío aún no dice “no”, sino algo así como “naaaaaaa grrrrrr ¡$%&%E”·$! Es decir, un grito desgarrador con un trasfondo de negación importante.
      ¡Un beso y muchas gracias Mayte!

  13. Ay esa Tama!! Pues no iba a ser menos que el rubiales!
    Si no un nuevo blog, reclama al menos su sección.

    Me ha encantado el gráfico del ping-pong versión hora-del-almuerzo-en-casa-Gremlin.

    Yo no te voy a contar todos mis secretos pero tengo 3 nenas y las tres comen divinamente…
    Bueno, una es Nocillera pero me dicen que en Jardín de infantes se come todo la sopa y la comida grasienta croata ésta y le encanta.
    Y en casa se come TODOS los días puré o SOPA. Toma Mafalda!!
    Y los martes alternos, lentejas. Tengo a la pediatra ojiplática.
    Por eso NO tengo un blog tan divertido.
    Eso si, mi deporte hora-del-almuerzo sería el: Curling, venga con la escoba a recoger los fideos…!

    • Te imagino con el Curling… yo también practico algo de eso… pero más que con fideos, con vómito… (siento decirlo así, en crudo, pero es lo que hay… ¡es mi sino!).
      Y nada, pues te digo como a Sara, que me parece fantástico que vuestros retoños coman y rebañen el plato, pero eso no aumenta mi amor por vosotras… ya os lo puedo asegurar 😉
      Algún día me tienes que hablar sobre comida croata… tengo curiosidad! Un beso guapa!

  14. teresavet dijo:

    Je,je, la mía también era así, por eso pasamos de los purés y le dimos trozos casi desde el principio, que tiraba y manoseaba, pero pringaba menos. No sé si comía más que con puré o no, pero ya me daba igual.
    Eso sí, después de mucha lata al pediatra, conseguimos que le hicieran las pruebas. Dos parásitos intestinales distintos más tarde, y dos cistitis, y la niña vuelve a comer. A veces es verdad que si no comen, es por algo.
    Yo es que como tampoco comía, ya me sé los trucos. Si como hoy, no como mañana. Y si no quiero comer, ya puedes hacer lo que quieras, que no voy a comer. Y si hoy consigues que coma, mañana no comeré nada, para compensar.
    Es desesperante, pero más para las madres que para los hijos, que están tan panchos. Yo ya he desistido. Si no come hoy, pues ya cenará mañana. Y si no, pues ya se tomará un yogur luego. Entro en modo “zen”, y a correr.
    PD: los animales domésticos ayudan mucho en esto. Mis dos perros dejan el suelo limpito limpito, que no te das cuenta si la comida entró en el niño, o en el perro, pero como la cocina está limpia, pues te da igual.
    ¡Mucho ánimo!

    • ¡Gracias Teresa! El argumento para tener perro en casa de un malcomedor es incontestable… 😉
      Y vaya faena lo de los parásitos intestinales y las cistitis. Yo estuve madrugando durante casi veinte días para conseguir que el niño hiciera pis en la bolsita, pero eso sí que era obstinación ¡no había manera! Y cuando por fin lo conseguí, la muestra estaba contaminada. Nunca sabremos si relamente el niño tuvo aquella infección o no… tiré la toalla con aquello… llegué a estar varias horas seguidas cambiándole la bolsa cada diez minutos… ¡y nada!
      Obviamente yo exageraba con lo del pediatra (como siempre, jeje), de hecho nosotros éramos de “no dar importancia” hasta que después de seis meses sin coger un gramo (entre los 6 y 12 meses) empezamos a preocuparnos.
      Un beso y a seguir en modo zen… intentaré adoptar esa filosofía tuya, que me ha gustado 😉

  15. Vaya, se perdió mi comentario :(. En fin, repetimos…

    Diría que la mía es malcomedora matutano, con algo de soplagaitas. Aunque yo sigo sin creerme que en la guarde se come SIEMPRE todo. Que no, que no me lo trago. Si en casa aun probando todas las técnicas aquí descritas, que por hacer la cabra no quede…, hay días que no hay manera, cómo puede ser que allí se lo zampe todo, y cada día algo nuevo. NO ME LO CREO. Eso sí, ponle un plato de patatas o jamón de jabujo, vuela!

    Bxsssss

    • Yo tampoco me lo creía… hasta que una buena tarde El Gremlin decidió vomitarme encima todo lo que supuestamente tocaba en el menú del día. Y cuando digo todo, es todo.
      Me lo creo por eso, y porque durante tres meses aproximadamente no merendaba ni cenaba prácticamente nada… si no hubiera sido por lo que comía en la guarde, el niño hubiera desaparecido!!
      Es lo que hay, en el cole me hablan del “efecto manada” pero la realidad es que nos torean Laura, hay que asumirlo… Un besazo!

  16. Ay, y pensar que teníamos esperanzas puestas en la Tamagochi… Consuélate pensando que, con tanto deporte, vas a conservar el tipín por muchos años venideros. Ahora bien, me surge una duda de persona completamente lega en la materia maternal. ¿Qué es el cacharro ese de la primera foto? Da mucho miedo… Besotes.

    • ¿Tipín? Ay… como se nota que eres lega de verdad, amiga… ¿Dónde te crees que van a parar esos culines de petit suisse, la mitad del filete empanado (esos que tú te haces a la plancha), o de los san jacobos? Pues ¡me los como yo!
      El cacharro de la primera foto es una idea mía… no te asustes… Es un grillete que yo soldaría gustosa a la trona que tengo (del mismo color rojo, que una es malamadre, pero muy trendy) con tal de evitar los manotazos que dan mis hijos cuando les acerco la cuchara.
      Supongo que ahora te ha quedado todo meridianamente claro, no? Jajaja.
      Besitos!

  17. lamadretigre dijo:

    Gremlin is back!!!!!! We have missed you my friend.

    A la trona con grilletes me apunto. Ya.

    Choca esos cinco hermosa. Con furor.

    • ¿La patentamos? Mira que yo ahí veo negocio… “G&T: Grilletes y Tronas” . O Gremlin&Tigre o Gin&Tonic… ¡es una señal del destino! Además, te vendría bien algún ingreso extra… ya sabes… por el tema de las sábanas… que me has dejado altamente preocupada. Dale una pensada y hablamos.

  18. ¿Qué tal comedores erais los padres de pequeños?
    ¿Te cuenta tu madre historias como ésta, o tu suegra?
    Buen día.

  19. Mamá del Gremlim, si hoy llaman a tu puerta… NO ABRAS!!!
    Seguro será el SSG o “Sindicato de Seños de Guarde” que te torturarán cruelmente por desvelar su secreto (cuchara-palanca), tan celosamente guardado durante generaciones de Seños de Guardes criadas en cautividad.

    ¿Cómo si no te creías que comían tan bien?

    Nunca subestimes el poder de una Seño de Guarde Doméstica: ¿cuántas veces puedes escuchar “Soyunataza/unatetera” antes de arrojarte por el balcón?

    …te estaremos vigilando…

    • ¡Lo que me faltaba! ¡Yo que pensaba que sólo iba a enemistarme con los Servicios Sociales! ¡Al sindicato ése le tengo muchííísimo más miedo! Y no… tranquila que no subestimo a nadie… de hecho los cantajuegos están prohibidos, TODOS ELLOS. Les tengo pavor… una vez que entran en tu vida ya no salen 😉

  20. Querida amiga…. espero que la vida sea benévola con Ud. Conmigo lo fue, pero sólo al principio. Cuando comenzamos con los “sólidos” NiñoNinja decidió que no era una cuestión de cantidad, sino de calidad, y por eso deja que la comida se caduque en el plato delante suyo, creo que a raíz de eso se supo de moda la ternera madurada que ahora causa furor en los Centros de Alimentación.

    Ains que paciencia madreeeeeeeeeeeeeee

    Un besazo,

    • Jajajajajaja. Niño Ninja es un coolhunter… está claro… se adelanta a las tendencias 😉
      La vida me trató bien durante los seis primeros meses de ambos. Luego… nunca mais never… Es así.
      Gracias por los ánimos 😛
      Besos guapa!

  21. madreymas dijo:

    Jaaaaaaaaaaajajajajajaja! Genial! Jajajajajaja!

    Gracias por este post! Gracias por sacarme una sonrisa en este tema QUE ME VUELVE LOCA, HISTÉRICA, IMPACIENTE Y MALA MADRE!

    Criatura es del tipo definitivo maligno. En la guarde, el año pasado, se tiró todo el mes de septiembre sin comer. Ni un día. NADA.

    Efectivamente, antes del año ya habíamos hecho todas las pruebas de intolerancias y celiaquías, porque, tú no lo has comentado, pero… los del tipo maligno normalmente son muy duchos en hacer “el dragón”. Esta figura mitológica consiste en vomitar, cual dragón de fuego, la comida que has tardado unas dos horas en introducir en su boquita. Suele ser además la única comida que ha hecho durante el día… Y la rubia se tiró vomitando a diario unos dos meses. Nos levantó todo el parquet del salón (ahora ya come en la cocina) y de su cuarto. No exagero.

    Con la única con la que come es con Bendita Abuela. Cosa que me jode, claro, pero al menos es mi madre y no mi suegra. Con ella come “casi bien”. Y rápido. ¿Será cabrona la niña?

    El día que comió lentejas en la guarde (sí, la hazaña sólo se produjo una vez), su padre pintó en los azulejos de la cocina, con Edding del que se borra “Criatura se ha comido todas las lentejas”, por aquello del refuerzo positivo. Te lo juro. Así de emocionados nos ponemos cuando un hecho histórico de este calibre sucede.

    Nadie sabe lo mal que se pasa hasta que no tiene un malcomedor. Eso sí, yo desde que tiene 2 años, me he relajado. Y si no come, que no coma. Que encima, la jodía niña tiene unas defensas de la leche y se ha puesto mala… casi nunca. Dos noches en su vida ha tenido fiebre. Y ya. Que digo yo que lo poco que come le debe alimentar una barbaridad… Así que, si está sana, contenta y crece dentro de su ritmo normal (que en su caso, es un percentil 3-10)… pues listo.

    AIns, perdona el truño, pero es que este tema… me motiva mogollón! Jajajajaja!

    • De perdona nada… gente como tú es la que me da esperanza… además de unos consejos buenísimos. En estas “segundas vacaciones” de septiembre he seguido a pies juntillas tus indicaciones sobre la terraza, la Seagrams, etc. y el resultado ha sido ESPECTACULAR.
      Te debo una amiga 😉

      Por cierto… genial lo de tu marido con el Edding. Si hubiera sido del que no se borra, también me hubiera parecido genial. Hay cosas que no se pueden reprimir 😛

  22. Atis dijo:

    Pues yo tengo una niña maldormidora que no para quieta pero tragona y muchas veces envidio a los padres de niños malcomedores…. De todos modos ningun niño se ha muerto por no comer (cuando tienen comida, claro). Mi marido fue (y es) un mal comedor que tenia a su madre harta y de bebé tenia unas lorzas estupendas!

    • Ten cuidado con lo que envidias… no vaya a ser que se cumpla. Lo mismo te aparece un niño maldormidor y malcomedor (como fue el gremlin en su momento) y puede que te tires de los pelos o del balcón más cercano!! Un beso y gracias por comentar! 😉

  23. MiniGuille es Buencomedor donde los haya y por lo tanto, cuando dice que no, es no y no se hable más… Eso sí, después siempre hay sitio para un yogur, o nocilla, o patatas o gusanitos…
    Menos un cacho de pera, lo que quieras. Yo cuento las cucharadas de puré y si pasan de 20, me vale.
    Ah, también te digo. Niño Buencomedor Maldormidor… Y viceversa…
    Amiga, sabes que me has alegrado la mañana con ese momento J torero, la cabra y el ping pong. Mil gracias por la retransmisión. Un besazooooooo!

    • ¿No soy la única que cuenta las cucharadas de puré? Ayyyy, si es que ¡cómo no voy a quererte! Me alegro de alegrarte, ea, esos momentos maternales compartidos valen un potosí. Y ahora que lo pienso, son las cinco, hora de recoger a MiniGuille y disolverse todos los males mundiales… ¡disfrútalo guapa del barrio! Un besazo!

  24. Pues mi experiencia con el Niño Molón es la de un malcomedor soplagaitas que evolucionó a malcomedor maligno y ahora estamos en fase “baguette”, solo come si se lo das, volvemos a cuando tenía dos años…
    En fin, muy descriptiva y útil esta nueva entrada del diccionario.
    Algún día tendríamos que hablar de la influencia “abuelil” en los malos comedores. Escuchar eso de “a este niño hay que llevarle al médico”, “algo tendrás que hacer si no come”, etc… En mi caso, al menos, la influencia es casi peor que el que el niño no coma.
    Ays! ya me he desahogado… Gracias!!

    • Te ha faltado incluír en las frases de abuela “pues yo lo llevaba a otro pediatra, no sé cómo puedes quedarte tranquila con lo que te ha dicho ése”. Ahora mismo me encuentro en la fase de los dos años del Gremlin… sólo de pensar que puede ser cíclica me han entrado varios escalofríos a la vez… pero bueno, lo llevaremos con resignación cristiana, como el biberón de lenguado con verduras.
      Un besazo guapa!!!! Me alegro de que hayas sacado para fuera lo que llevabas dentro, jajaja 🙂

  25. Yolandica dijo:

    Bueno no..BUENÍSIMO. Cómo me he reído además de verme taaaann identificada, yo en su día fui Malcomedora Bocadillo de Tonyna (así me fue la línea…)
    Mis hijas pertenecen a las Malcomedoras Matutano/Kinder patrocinadas por Abuelas&Tías S.L.

    Niña!! se te echaba muuuucho de menos.
    Besazos!!

    • Sí, matutano/kinder/bollicao… tres nombres y un mismo colesterol… la Santísima Trinidad de las cochinadas domésticas. ¿Me has echado de menos? Ay… que mona… pero si sólo ha sido una semanita de nada en la playa… No te llamé porque te vi muy entretenida con tu futuro sobrinito, pero me hubiera encantado volver a ver a la pintante y cantante de París. A la próxima te llamo, se ponga de parto quien se ponga 😛
      Un besazo

  26. aceitunasyestrellas dijo:

    Hubo un tiempo en que esta Aceituna era una malcomedora de libro, y su santa madre la alimentaba con una cuchara en una mano y una zapatilla en la otra para percutir el trasero de la susodicha (por aquel entonces se nos podía pegar en el culo y salíamos igual de estupendos todos) en un proceso cíclico “zapatilla-abrir boca para berrear-embutir cucharada-taponar con chupete”. Años más tarde, me solté a comer, y a día de hoy hay que apartarme del plato con un palo. Ojalá me hubiera quedado malcomedora… ahora mi culo entraría en una 36.

    • ¡Cuánto tiempo aceitunita! Supongo que como es verano habrás aparcado las agujas de punto un poquito no??? Claro que éramos otra generación, sin duda… la zapatilla volaba y no pasaba nada… luego salimos completamente normales… y de mayores escribimos blogs completamente normales… ¡A saber de qué escribirán estas generaciones, si es que aprenden a escribir! Bueno sí, serán egobloggers de esas, todo foto y poca letra. Ains. Tú sí que me entiendes. Por cierto, yo tampoco entro en la 36, hace décadas.
      Besitos!

  27. casigata dijo:

    Pues resulta que su post me viene al pelo, porque ayer estuvimos celebrando el cumpleaños de Pequeño y, por supuesto, no probó bocado (creo que un pedazo de queso y otro de pan consiguieron cruzar la frontera de dientes “apretaos”. Eso sí, no hacía mas que pedir fanta, pastel y chucherías (no sabe nada el mico)
    Además, le ha dado por bostezar cuando le pones la comida, y si preguntas si tiene sueño dice que no, “es que se aburre mucho” Toma ya!
    Mucha paciencia y ánimo con lo que te ha tocado.

    PD: Genial el reportaje gráfico de las madres pingponeras. Me ha alegrado la mañana.
    Besines.

    • Pues eso… un “malcomedor soplagaitas” de diagnóstico muy claro. Lo de bostezar es un truco vil que se profesionaliza hasta tal punto que son capaces de quedarse dormidos mientras están en la misma trona. Comprobado con mis dos hijos.

      Las pingponeras japos son lo más, ay, si las pobre supieran…

  28. Camaleona dijo:

    Jajaja!!!!! Muy buen análisis… Se nota que has estudiado y te has documentado a fondo para escribirlo.
    Mi mediano es un malcomedor soplagaitas y tocapelotas, siempre lo ha sido, y en todas partes se sorprenden porque come fenomenal, siempre y cuando no estemos delante ni su padre ni yo, claro!!
    El mayor solo ha dejado de comer un día de su vida, fue cuando lo operaron de apendicitis, y no por falta de hambre, sino porque nadie le daba de comer.
    El pequeño aún se tiene que definir, de momento solo teta, y por suerte bastante bien.

  29. Olga dijo:

    Me he partido de la risa, la verdad, y me he visto reflejada totalmente, yo también 2 de 2, y encima peso pluma las 2, sobre todo la pequeña. Encima comentario de todo el mundo: qué delgaditas están, no? es que no comen bien? NO COMEN, ni bien ni mal, coñe. Pero bueno, poco a poco han ido comiendo mejor, no devoran, pero comen un poco de todo, con eso me conformo. También les hicieron pruebas, análisis de orina y hasta de sangre y más sanas que una manzana, afortunadamente. Armate de paciencia y no desesperes, yo creo que cuánto más histérica te pones menos comen. Y mi madre animando: tú toda la vida has comido fatal, vamos, nada de nada y mira ahora la lorza que tienes…..

    • ¡Huy! Que me salté este comentario… ¡perdona! Pues eso… 100% de acuerdo, no comen, ni bien ni mal ni regular, no comen Y PUNTO.
      Lo de las pruebas es otro tema… daría para otro post, especialmente lo de las bolsitas de recogida de orina. Ya lo he dicho por ahí… para mí fue una verdadera tortura (y me imagino que para el pobre gremlin más, claro). Ah! Y lo de la lorza, es el mal común, jajajjajaa. Algún día nos la quitaremos… o no… jajajajja
      Un beso!

  30. Mo dijo:

    Jaaajajajajaja! Lo que me he reído con las fotos de las jugadoras de ping-pong (iba a decir “con las chinas”, pero ni flowers de si son chinas, de Vietnam o vete tu a saber…)! Yo es que he tenido mucha suerte, y Peque come divinamente, así que…(y de mí no lo ha sacado, que de pequeña sólo toleraba el pollo y la sopa, anda que no debió sufrir mi madre!). Muas!

  31. a mi me curó mi sobrina, decía la abuela…dejadla galletas por las sillas a ver que hace. Pues al cabo de una semana las galletas se iban solitas a la caja sin que la niña les hiciera ni p…. caso. Si mis hijos comen, que coman y si no comen…ya cenarán.

  32. Jenni dijo:

    Mis mal comedores, son de los q han pasado del aire por si de algo estoy segura es de q si no comen es por q no quieren.
    Prquete se ha ido a dormir sin cenar. Luego le enchufo un bibe a traicion y arreglao.
    Te aseguro que cuando tengan comeran ( esta pasando en mi casa, solo he tenido q esperar 3 años y 18 meses respectivamente)
    Besos de una exmalcomedora.

  33. Acabo de leer tu post a mi madre para que viera que lloraba de risa y no porque me pase algo, y para que entendiera que no me he vuelto loca (al menos no del todo) sino que el post es ciertamente para llorar de la risa. Al menos para la menda y otros lectores – entiendo que para quienes estáis familiarizados con estos términos puede no tener tanta gracia-. Paciencia amiga, que cuando tengan 30 años o más y lean estos posts, tus hijos valorarán tus esfuerzos 😉 Y gracias por avisar por TL que el post era violento, que si no avisas lo hubiera leído en el trabajo y luego hubiera tenido que dar muchas explicaciones. Eres un crack, no sólo de la inmovilización y alimentación forzosa, sino de la escritra y comunicación!!

  34. ¡Cuánto me he reído! ¿De dónde sacas tanta imaginación? Los mejores el soplagaitas y el definitivo benigno. En nuestro caso, aunque habitualmente me quejo de mis hijos en otros aspectos, en el comer resulta que son unos zampabollos. Besos.

  35. Ay! Yo no puedo comentar mucho… Porque estoy in love de la mención que me has hecho… malamadre necesitaba un reconocimiento así, que malacara no le gusta, ya tú sabes, mi amol! Ay! Comentar a estas horas después de una jornada tan intensa es muy malo…
    ¿Con qué me he quedado? Con que liar al niño en paño de cocina es supermegatrendy. Que la NSN es buenacomedora hasta hace unos días, que yo creo que se le ha juntado el virus con la guardería y quiere tener tipín para que Gremlin se fije en ella 😉
    En fin… Si es que al final el día se ha solucionado y mira que era difícil. Y eso que me daba pereza leerte… He entrado he visto tanto post, tanto comentario, que me ha dado el bajón, ¿qué quieres que te diga?
    Muac muac y remuac
    Tuya siempre… La niña sin nombre 😉

    • Ya sabía yo que lo del trapo de cocina te iba a gustar… Pobre NSN, con su virus, con su segundo día con Miss Carmen Teacher… y ni un recuerdo que hemos tenido para ella en todo el día… Venga a hablar de nosotras y de cosas de adultas… normal que luego pasen de comer y de nosotras en general. En fin, que gracias por vencer la perezadeldemonio y comentar a tu amiga gremlin. Malacara no tiene nada que hacer…si al menos fuera Malanutriacara…. Eso, que me rio sola, tu me entiendes. Corto y cambio

  36. Pero la Tamagochi no era una tragona? A ver cómo sale Lucía… Confiemos en que salga a los padres. Un beso!

    • La Tamagochi era tan tragona como lo fue su hermano Gremlin hasta el sexto mes. Mes en el que les salieron los dientes… y la mala leche, en general. Pero hay muchos que son tragones siempre… como Javi… 😛

  37. Coherente dijo:

    Mi estimadísima y nunca bien ponderada madre de dos niños malcomedores:

    En el apartado de comidas, tal vez he tenido una niña-muñeco, todo lo que te apetece que tome, allá va, lo cual para una abuela gallega con ansia traumática post-guerra es “lo más”.
    Recuerdo un día, que en nuestro afán por hacerlo natural, preparábamos la leche de soja en casa y me dijo: “Que yo me la tome no quiere decir que me guste, está simplemente asquerosa. A mi lo que de verdad me apetecería es que algún día me dieses una hamburguesa”.

    Yo creo que nuestro comportamiento con las comidas cuando somos pequeños, y el cómo la afronten los padres, deja impronta en nuestra vida adulta.

    Suya,

    • “Asquerosa” es sin duda el término idóneo para definir la leche de soja (y supongo que también para alguna cochinada natural más que haya vd preparado con todo su amor). Pobre preadolescente, toda mi solidaridad para con ella… seguro que ahora ha conseguido que hasta le guste la leche de soja y todo. Qué delito.

      Yo también tuve muchos “alimentos” prohibidos en mi juventud. Empecé a comer chucherías con 20 años, en el cine, con mi señor marido que es de los que sí que tuvo infancia… Y oiga, un descubrimiento.

      Aun así, de acuerdo en la última frase. La impronta de los padres en este aspecto es brutal. Ya se sabe que en los cuadros de Botero, hasta el gato está gordo.

      Besos,

  38. Sia dijo:

    Madregremlin, qué comienzo de curso! Esta entrada es sublime! Esas madres planeando la estrategia para afinar el tiro…
    No tengo mucho que decir, no te quiero deprimir, Phineas y Ferb son como pirañas. Mi marido dice que podríamos abandonarlos en manos de cualquiera que nos los dejaría en 24 horas delante del portal al comprobar lo que comen.
    Saludos al padretorero! Eso es implicarse en ir arañando percentiles y lo demás son tonterías.

    • Gracias gracias querida amiga… sabes que tus piropos me los relamo especialmente 😛 Si Phineas y Ferb son pirañitas… pues me alegro muchísimo por ti, pero anda cariño, no me lo cuentes demasiado que una escribe por desfogarse y no para que le pongan los dientes largos 😉
      El padretorero se implica un huevo, sí… excepto las semanas Caribeñas, que me deja a mí sola para poner las banderillas y cortar las orejas y el rabo. Tú sabes.

      Un abrazo Sia querida!

  39. Joé, llego 78 comentarios después!! Alucino!! Bueno, no creo que lo leas después de esta marabunta, pero por si acaso, te diré que en ésto sí puedo presumir. Lo digo porque acabo de leer el post de la desmadrosa y me he deprimido un poco pensando que no soy nada MQMF. Pero en cuestión de niños zampabollos sí puedo sacar pecho! No voy a meter demasiado el dedo en la herida, sólo decirte que comen de todo, prueban de todo y hasta tal punto llegan los dos que hay veces que como a escondidas porque si no me piden. De lo que sea. A la hora que sea.
    Chúpate esa!
    Un besillo guapa.

    • Una cosa es que seas mi chica favorita, y otra muy diferente que te permitas el lujo de venir a mi casa para restregarme tu dicha (y mi desdicha) en mi cara. ¡Qué quieres que te diga! Que me empiezas a caer fatal… jajajajajaja. En cuanto a lo de la madre MQTGDFW o como sea… ¡anda y que les ondulen con “la permanén”! Mujeres de la cabeza a los pies como nosotras es lo que falta, ay! Lástima de mundo!
      Un besazo!

  40. Mmmhh.. No sé qué paso. Comenté el post hace un par de días, pero hoy al leérselo a una amiga me he dado cuenta que no estaba mi comentario. La cagaría de alguna manera 😦 Bueno, al menos decirte rápidamente que como lectora ajena a este problema (por el momento, y rezando porque siga así) tu post me hizo reir a pleno pulmón. Porque algunas de las técnicas las he visto en otras personas, y otras son simplemente ingeniosas no, lo siguiente. Un libro con este tipo de información sería mucho más útil que el típico de “el primer año de vida del niño”. Gracias por los buenísimos ratos que paso con tu blog! Me imagino que a ti no te hace ni pizca de gracia, pero gracias por compartirlo y hacernos reir a otros 🙂 Un besazo y ánimo con la cena!

    • Hola guapa! He recuperado tu post, que inexplicablemente estaba en la carpeta de Spam… ya se sabe que Mr. WP hace cosas rarunas de vez en cuando. Muchas gracias por tomarte la molestia de comentar doblemente!!! Eres un sol!
      En realidad a mí no me hace gracia el momento en sí… verte duchada de pollo con verduras, no es agradable, efectivamente… pero luego me miro desde lejos… así como si pudiera verme desde la ventana de la cocina… y me parece hasta gracioso… total ¿de qué sirve hacer un drama si no van a comer igualmente? 😉 Así por lo menos los percentiles bajos se llevan con otra alegría!

      Un beso y gracias de nuevo!

  41. Ay.. que alegría volver a leerte, me he descojonao y te puedes imaginar que he tenido que hacer a mitad de la lectura.
    Así que Tama está aprendiendo como buena hermana, nunca diría que es una mala comedora, con lo hermosa que está. Su gemela es medio buena comedora, yo diría que del tipo veleta, pero tirando a buena. Eso sí, siempre hay sitio para jamón. Yo también cuento cucharadas, pero no soy muy estricta, como tiene reservas en los muslos.. no me estreso demasiado, menos cuando me hace un ataque metralleta en toda la cara, que la mando a tomar por culo y le doy un yogur.

    • Esa es mi chica… clara, directa, concisa… y con un par de tacos por comentario, que si no, no serías tú 😛
      Tama tiene unas lorzas en las rodillas que dan GRIMA, pero GRIMA de verdad. Yo creo que con la grasilla de cada rodilla tiene reservas para quince días por lo menos… Está hermosota, pero come fatal. Es decir, toda la lucha que predico, realmente la ejecuto y finalmente consigo introducir las kilocalorías en su cuerpo, pero no porque ella me lo ponga fácil… sino porque yo soy muy competitiva, y si me echan un pulso lo gano.

      Empiezo a pensar que no son demasiado hermanas… la Tama el yogur es lo que peor se come… ¿crees que se están distanciando? Tienen que compartir más tiempo de juego YA. ¡Que se nos desincronizan!

  42. Almudena dijo:

    Jajajaa, yo también fui del tipo malcomedor maligno.
    Cuando dejaron de insistirme (sobre los dos años) estuve cinco días sin comer absolutamente nada, (según el pediatra ningún niño se moría de hambre teniendo un plato delante).
    Efectivamente, a la semana cuando vi que nadie insistía, empecé a comer como si no hubiera un mañana, y así sigo…
    No te preocupes que todo tiene solución, un beso!

    • Bueno, estamos al borde de los dos años… tal vez pruebe tu técnica… lo que pasa es que el niño está canijillo y como le zurren en clase se va al suelo a la primera de cambio… jajajaja. Veremos a ver… Yo también fui malcomedora maligna y a los cuatro o cinco años se me pasó… No sé si aguantaré hasta entonces!! Besos y gracias por comentar!

  43. Pingback: Historias para no dormir: Ya sé lo que es tener un bebé en el Kindergarten… «

  44. Paz dijo:

    Claramente Malcomedor definitivo benigno. Primer año de guarde, como en casa, la boca sellada cual cámara acorazada, imposible introducir nada sin producir lesiones irreparables. Al final de ese año empezó a comer purés. Segundo año de guarde, sólo purés, terminó el curso comiendo 3 e incluso 4 macarrones sin anestesia ni nada. Colegio, en el comedor enseguida fue conocido como ELNIÑOQUENOCOME. Si tenemos en cuenta que al tener cocina propia se quedan a comer el 97% de los alumnos, tiene su mérito. Como se dormía muchas tardes y no llegaba a la cena opté por darle la comida a la hora de merendar, así que nada de bocadillos (ahora tampoco y tiene 5 añazos), ni fruta, ni yogures, a media tarde se tapiñaba un plato de lentejas con chorizo, un arroz a la cubana o lo que terciase. Actualmente se niega a comer sólo (salvo pizzas, pasta o similares) pero come de todo. Conclusión ¡VIVAN LOS COMEDORES ESCOLARES¡.

    • Chica… tu comentario no sé si me anima o no… Realmente concluyo que tu hijo sigue comiendo mal, pero que como come de todo, al menos es un logro ¿no? Pero vamos, que visto lo visto no queda más remedio que resignarme… Gracias por contarme tu experiencia, es bueno estar preparado… jajaja Lo de trapiñarse las lentejas a las cinco de la tarde me ha parecido total. Realmente es lo que hacen los ingleses, ¿no? Un abrazo!

  45. Paz dijo:

    A ver, come bien si se lo doy yo, cuando me haga viejita y me vaya al cielo, tendrá que comer solo pero mientras tanto, no hay necesidad (eso me ha explicado, que explicaciones tiene muchas y muy variadas). Se resiste a algunas cosas, pero bien, no pierdas la esperanza y no hagas caso a nadie, ni siquiera a mí. Tienes que sobrevivir, esa es la meta de cualquier madre normal. Si sólo come directamente del lavabo, procura desinfectarlo bien y buscarle una sillita alta, lo que sea. Y que me perdonen los que educan bien a sus hijos, los admiro como a la Madre Teresa, pero no estoy a su altura.

  46. Pingback: Diccionario Enciclopédico para Padres Primerizos (XIX): DALSY | Mi gremlin no me come

  47. Respecto al “Malcomedor hermético” mi madre usaba la táctica EnAlgúnMomentoTendrásQueRespirar que consistía, básicamente, en taparle la nariz a mi hermano para que, después de ponerse rojo de no respirar, no hubiera otro remedio que abrir la boca y allí estaba ella con la cuchara esperando xDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s